2. Los homínidos

Marta me ha mostrado esta fotografía y me ha pedido que le dijera a qué especie pertenece. No he sabido hacerlo.

-¡Pues es un antepasado tuyo!-, me ha contestado.

Graciosilla, la doctora.

Foto de Autor desconocido
bajo licencia GFDL

Los homínidos se dividen en dos grandes grupos: el género Australopithecus y el género Homo (al cual pertenecemos).

Los australopitecos son los homínidos fósiles más antiguos, poblaron África desde hace algo más de 4 millones de años hasta hace 1 millón de años. Tenían poco más de un metro de estatura y largos brazos de aspecto simiesco, pero su columna vertebral, las extremidades inferiores y la pelvis indican que su locomoción era bípeda.

El bipedismo es el primer rasgo distintivo de la especie humana que reconocemos en nuestros antepasados. Proporciona un gran beneficio: deja brazos y manos libres al caminar, que se pueden emplear para otras acciones. También amplía el campo visual en zonas abiertas con hierba alta, al quedar la cabeza por encima de la misma, lo que facilitará la localización del alimento o de posibles depredadores.

El fósil de homínido más conocido es Lucy (nombre científico: Australopithecus afarensis), su edad es de 3,2, millones de años y su volumen cerebral similar al de los chimpancés. Durante casi veinte años ha sido considerado el homínido más antiguo, pero se han descubierto otros australopitecos de 4,2 millones de años, e incluso mucho más antiguos, como Orrorin (entre 6 y 7 millones de años). Todos ellos se han descubierto en África.

En las imágenes siguientes puedes ver los huesos encontrados del esqueleto y del cráneo de Lucy.

Autor: Carlos y Mango.
Licencia de Dominio Público
Autor: J.M. Benito Ávarez.
Licencia de Dominio Público

 

Icono IDevice Para saber más
Te invitamos a ver esta recreación de la vida de los Australopitecus.

 


Icono IDevice Actividad de Lectura

Actividad elaborada por Ferney Yesyd Rodríguez e incluida aquí con el permiso de sindioses:

Para realizarla, debes leer el siguiente texto:


Imagen en 3D con
licencia GFDL 

"Solo hasta 1925 se descubrió el primer fósil de un australopiteco. Este primer fósil consistía en el cráneo de un infante que mostraba un rostro y dentadura simiesca, pero el molde del cerebro le mostró a Raymond Dart, su descubridor que no era un simple simio, y que su encéfalo tenía rasgos anatómicos más cercanos a los nuestros que a los de un simio. Dart decidió bautizar esta nueva especie como Australopithecus africanus (El término australopitheco proviene de los términos griegos Austral, del sur y Pithecus, simio) El fósil descrito por Dart se conoce como el Niño de Taung, nombre de la región minera sudafricana de la que le trajeron el fósil. Sin embargo, el descubrimiento de Dart no fue acogido por la comunidad científica de su época, ya que esta consideraba que la evolución de un cerebro grande fue la característica que propulsó la evolución del hombre. Los colegas de Dart daban más importancia a fósiles más recientes y de gran cerebro como el Homo erectus de Asia. Nuevos descubrimientos en África probarían que la postura bípeda precedió a la evolución de un cerebro grande y que estos "chimpancés de andar humano" tenían un lugar en nuestro árbol genealógico."

Si tienes curiosidad por saber cómo era el niño de Taung y por qué fue importante su descubrimiento, clica aquí.

Ahora, apunta cuál de las opciones de cada pregunta es correcta y comprueba las respuestas:

  1. Australopithecus quiere decir:
    1. Fósil de mono.
    2. Mono del Sur.
    3. Simio australiano.
    4. Eslabón perdido.

  2. El término "fósil" hace referencia exactamente a:
    1. Cualquier roca prehistórica.
    2. Los restos de animales prehistóricos.
    3. Restos preservados de un organismo o huellas de su actividad, provenientes de miles a millones de años.
    4. Un ser vivo primitivo.

  3. El mérito de Raymond Dart, descubridor de "el niño de Taung", fue:
    1. Ser el primero en afirmar que venimos del mono.
    2. Reconocer el fósil de Taung como un primate más próximo a los humanos que a los monos antropomorfos (chimpancés, gorilas y orangutanes).
    3. Descubrir un cerebro humano en un cráneo de chimpancé.
    4. Afirmar que los australopitecos tenían cerebros de tamaño similar a los de los humanos.

  4. El descubrimiento de los australopitecos supuso una "revolución científica" porque:
    1. No se esperaba encontrar fósiles de homínidos tan antiguos.
    2. Un aumento en el tamaño del cerebro dejaba de ser " lo que nos hizo humanos".
    3. El eslabón perdido era bípedo y no inteligente.
    4. La cuna de la humanidad estaba en África y no en Asia.


Los Australopithecus se extendieron por toda el África oriental en los ecosistemas abiertos de sabana, diversificándose y originando aparentemente dos líneas evolutivas:
  1. La de los parantropos (cráneo de la izquierda) constituido por el Paranthropus boisei y por el Parantropo robusto, homínidos de gran tamaño, vegetarianos, que presentan un cráneo muy robusto, con huesos anchos que sujetaban una potente musculatura facial para masticar raíces y semillas muy duras.
  2. La del australopíteco africano (cráneo de la derecha), cazador y carnívoro que evolucionaría hacia el género Homo, nuestro propio género, aunque no sabemos si directamente, o a través de algún antepasado que aún no conocemos.


(1) Fotografía del CNICE
(2) Fotografía del CNICE