1. Las necesidades

Satisfaciendo una necesidad: la de alimentarse Cuando nosotros actuamos lo hacemos motivados por unas necesidades. Una necesidad es, según la RAE, aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir. En nuestra aplicación en el ámbito económico, diremos que se trata del deseo de satisfacer algo de lo que carecemos.

De la propia definición que acabamos de plantear podemos deducir que las necesidades son algo subjetivo: dependiendo de a quién preguntemos, cada persona (o colectividad) nos ordenará o priorizará sus necesidades de una forma distinta.

Incluso una misma persona en distintas épocas o situaciones nos responderá de una manera diferente: las necesidades de hace unas décadas no serían las mismas que las actuales, y tampoco serían las mismas si abordásemos hoy a una única persona en un país más o menos desarrollado. Por ejemplo, no ordenaremos nuestras necesidades de la misma manera si estamos en mitad de un desierto que si estamos en la ciudad donde vivimos habitualmente; tampoco serán las mismas las necesidades de una persona en distintas etapas de su vida.

Pregunta Verdadero-Falso


Las necesidades son únicas para todas las personas y en todas las épocas y lugares.

Verdadero Falso
Las necesidades han sido históricamente clasificadas de formas muy diversas por expertos de distintas ciencias sociales. Vamos a destacar aquí dos criterios de clasificación: el que clasifica según a quién pertenezcan (distinguiremos entonces entre necesidades individuales y sociales) y el que clasifica según su importancia (hablaremos de necesidades primarias y secundarias).
Sus necesidades no son iguales.
Sus necesidades no son iguales.
 
* Imágenes:http://bancoimagenes.isftic.mepsyd.es/. Licencia: Creative Commons
Icono IDevice Actividad
Al clasificar las necesidades, podemos distinguir entre individuales y sociales. Alternativamente, las necesidades pueden catalogarse como necesidades primarias o secundarias.