2.1. Exceso de ejercitación.

La punzante presión que ejercen los medios y la publicidad en el aspecto físico ideal, no solo se refleja en trastornos alimenticios en la mujer, como la bulimia y anorexia, sino que también está afectando a los hombres por medio de un trastorno llamado vigorexia.

También conocido como “lo contrario a la anorexia” o como “deformación muscular” el trastorno consiste en una obsesión por el cuerpo que afecta en mayor grado a los hombres y los lleva a realizar ejercicio en exceso con el fin de tonificar más y más sus músculos sin llegar nunca a un estado de conformidad.

Las personas afectadas por este trastorno llegan a sentir que el ejercicio físico que realizan no es suficiente e incluso consumen fármacos como los anabólicos y esteroides para alcanzar la imagen que quieren.

Estas personas pueden dejar de ir a eventos porque no se sienten a gusto con su cuerpo, llegan a dejar el trabajo por no querer interrumpir el ejercicio y de hecho continúan ejercitándose incluso soportando dolor y lesiones.

Al igual que pasa en la anorexia, este trastorno termina afectando la imagen de la persona que adquiere una apariencia musculosa pero de todas maneras no quiere mostrarse porque siente vergüenza de si mismo y considera que su cuerpo no es lo suficientemente musculoso aún.

 

Imagen 4 Fuente: guiajuvenil.com Foto:Hipernatural.com

Esto demuestra que tanto cuando hablamos de alimentación como de ejercicio debe quedar claro el concepto de realizar la cantidad adecuada, o sea no dejar de comer, ni matarnos haciendo ejercicio ya que de esa manera los resultados afectarán no solo a nuestro cuerpo sino también a nuestra mente.


En líneas generales, para conseguir adecuadas respuestas de adaptación al ejercicio en el adulto es preciso tener presente que los estímulos mínimos no producen adaptación, los intermedios proporcionan respuestas óptimas y los máximos pueden conllevar situaciones peligrosas. En la planificación de ejercicio físico deben desarrollarse todos los aspectos, pero atendiendo preferentemente al desarrollo de la resistencia, flexibilidad, coordinación y acondicionamiento muscular. Puede ser conveniente potenciar algún grupo muscular deficitario al comienzo del acondicionamiento aeróbico.

Cuando el individuo lleve tiempo sin realizar una actividad deportiva o no la haya hecho nunca, se tendrá prudencia al principio del acondicionamiento, recomendando intensidades de esfuerzo suaves, con ligeros aumentos cada 3 ó 4 semanas. La supervisión por un profesional especializado es necesaria en este grupo de personas.

Tanto si las recomendaciones se realizan por personal técnico a individuos considerados aisladamente, como si se hace desde los servicios de salud pública por medio de campañas o programas de educación sanitaria, es necesario que se definan claramente los objetivos que se pretenden conseguir, el tipo de ejercicio recomendado y la intensidad, la frecuencia y la duración del mismo.

EL PROGRAMA ACONSEJADO SIEMPRE SE ADECUARÁ A LA EDAD, SEXO, ESTADO DE SALUD, CONSTITUCIÓN, FORMA FÍSICA E INTERÉS PERSONAL.

Pregunta Verdadero-Falso
Di si son verdaderas o falsas las siguientes afirmaciones sobre la vigorexia:


La vigorexia es un trastorno y se tiene una obsesión por el cuerpo, sobre todo en hombres.

Verdadero Falso


La persona con vigrorexia no siente la necesidad de tomar fármacos ni anabolizantes.

Verdadero Falso