2.2. Contraindicaciones de la práctica de ejercicio físico

Existen algunas contraindicaciones absolutas (impiden la práctica de cualquier tipo de ejercicio) para la práctica deportiva. Algunas de ellas son:

  • Insuficiencia renal, hepática, pulmonar y cardiaca.
  • Enfermedades infecciosas agudas y crónicas.
  • Enfermedades no controladas (como la anorexia nerviosa)
  • Inflamaciones del sistema musculo-esquelético en fase aguda.
  • Enfermedades que produzcan vértigos.

Por otro lado existen las contraindicaciones relativas (pueden impedir la práctica de un tipo de ejercicio o deporte pero al mismo tiempo recomendar otro). Por ejemplo, en función del tipo de deporte:

  • Deportes de contacto:
    • Retraso en el crecimiento o maduración.
    • Enfermedades hemorrágicas.
    • Hernias.
    • Epilepsia

 

  • Deportes de agua: Otitis, sinusitis y conjuntivitis
  • Deportes llevados a cabo en ambientes calurosos: obesidad desmedida
  • Deportes llevados a cabo en ambientes fríos: Asma de ejercicio.

Si se tiene una enfermedad temporal (anginas, bronquitis, gripe..) es recomendable esperar hasta su completa curación para volver a la práctica física.

 

Imagen 5 Autor blogs.ozu.es "asma"