1. Cambios físicos y químicos

La materia está continuamente sometida a transformaciones de diversa índole, pero todas ellas pueden agruparse en dos tipos fundamentales en función del proceso que ha tenido lugar.
Icono IDevice Actividad

Los cambios en la materia pueden ser de dos tipos:

Imagen 1. Evil,
Creative Commons

Cambios físicos: son aquellos en los que no se producen cambios en la naturaleza de la materia que interviene, es decir, la composición de la sustancia es la misma antes que después del cambio. Ejemplos de cambios físicos son:

  • Los cambios de estado.
  • La disolución de un sólido.
  • La separación de mezclas.
Cambios químicos: en ellos el cambio es mucho más drástico, modificándose la naturaleza de la materia misma. En un cambio de este tipo desaparecen unas sustancias y aparecen otras nuevas. También reciben el nombre de reacciones químicas.
Imagen 2. Pepe Alfonso,
Creative Commons

En muchas ocasiones es difícil distinguir si un cambio producido en la materia corresponde a un cambio de tipo físico o a una reacción química, principalmente por la ausencia de cambios visibles. Por ello es necesario un criterio que permita dicha distinción sin lugar a dudas. Una solución es el uso del modelo de partículas para observar el cambio a nivel molecular, utilizando el hecho de que en una reacción química se produce una ruptura de enlaces entre los átomos de los reactivos con una posterior creación de nuevos enlaces que dan lugar a los productos.

Por lo tanto, hay que analizar si se observan cambios o no en el diagrama de partículas del proceso: si no los hay, se trata de un proceso físico, pero si cambian las partículas, es una reacción química. Precisamente éste es el procedimiento que se seguirá en este tema para identificar reacciones químicas.
AV - Pregunta de Selección Múltiple
Indica de entre los siguientes cambios cuáles de ellos son cambios químicos:
Obtención del aluminio a partir de la bauxita.
Fabricación de una lata de refresco a partir de una lámina de aluminio.
Encender una bombilla.
Hacer la digestión.