2. El arjé

Cuentan que el primer filósofo en utilizar la palabra "Filosofía" fue Pitágoras (582-507 a. C.) y que, preguntado acerca del significado de tan novedoso término, hizo una comparación entre los Juegos Olímpicos y la vida humana. Afirmaba Pitágoras que a las Olimpíadas acudían:

  1. las personas que, atraídas por la multitud, iban a comerciar,
  2. los atletas que buscaban la gloria olímpica,
  3. los espectadores que solo aspiraban a observar, sin obtener nada a cambio.

Pues bien, dice Pitágoras, en la vida igualmente hay tres clases de personas:

  1. las que persiguen los bienes materiales,
  2. las que, con el pretexto de la fama, desean conseguir el reconocimiento y la admiración de los demás,
  3. los filósofos que solo buscan el saber por el saber.

Conocida esta anécdota, hay que señalar que Tales de Mileto (639-547 a. C.) fue el primer filósofo de Occidente. Cuentan de él que se interesó por asuntos variados como la astronomía, las matemáticas, la política, la ingeniería..., destacando en todas ellas. Además, hizo descubrimientos asombrosos para sus contemporáneos, motivo por el que llegaron a considerarle "sabio".

Pero, no fueron sus estudios sobre las estrellas o sobre las figuras geométricas lo que a Tales le convierte en filósofo. Fue su afirmación de que "el arjé es el agua". "Arjé" significa en griego "principio", "origen" y "causa", aquello de donde vienen las cosas, aquello que las constituye y las explica.

¿Y es importante que Tales de Mileto defendiera que el arjé reside en lo húmedo? Sí, aunque no tanto por la respuesta concreta que dio, a saber: que sin agua no hay vida animal, vegetal o humana. ¡De hecho, todas las civilizaciones se edifican en torno al elemento líquido! Cuanto por el hecho de que Tales inaugura una forma causal de entender y enfocar los problemas de la realidad. Es más, resulta tan importante el arjé en cualquier rama del saber que no hay una investigación que se precie que no sea arqueológica, es decir, que no busque el arjé. En medicina, el descubrimiento del vacilo de Koch permitió curar la tuberculosis, en Física el arjé reside en el átomo, en Biología en el gen, etc.

Lo interesante de Tales no es que defendiera el agua como principio físico de la realidad, sino que lo importante es lo que necesariamente precedió a esa afirmación: ¿cúal es el principio de todo?, pregunta con la que nace la Filosofía y la Ciencia.

Icono IDevice Pre-conocimiento
Busca en el diccionario la palabra "Arqueología" y piensa si el saber filosófico y el saber científico tienen, o no, algo de "arqueológico".