Tema 4. La dimensión simbólica del ser humano

Icono IDevice Introducción
 

La expresión "el ser humano es un animal simbólico" fue formulada por el filósofo de origen alemán Ernst Cassirer (1874-1945). Pues bien, en dicha afirmación se nos proporciona una pista acerca de cómo el ser humano ha efectuado una revolución cultural sin precedentes entre las especies de nuestro planeta. ¿Y por qué afirmamos que el ser humano ha efectuado una revolución cultural sin precedentes? Porque, y como subrayó el filósofo y antropógo español Luis Cencillo (1923-2008) en su obra Expresividad y lenguaje (1973), "en la diferencia de la señal al símbolo se halla comprendida la distancia biopsíquica entre el hombre y el animal no-humano."

Pero, ¿qué quiere decir que el ser humano es un animal simbólico?, ¿qué significa eso de que en la diferencia de la señal al símbolo se halla comprendida la distancia biopsíquica entre el hombre y el animal no-humano? Analicemos una posible respuesta a este interrogante: mientras que todos los animales viven ubicados en su presente sensorial inmediato y directo, el ser humano no está nunca limitado. O dicho de otra manera. Nuestra capacidad simbólica nos permite interpretar y modelar la realidad y, por tanto, trascender los límites sensoriales. Más aún. Gracias a la capacidad simbólica de la especie humana podemos reflexionar y crear lenguajes de todo tipo (científico, filosófico, religioso, etc.).

Los símbolos, en consecuencia, exhiben y muestran una gran ventaja: permiten elaborar pensamientos y representar creencias, teorías, conceptos y sucesos. Fijémonos en la imagen superior: se trata de la famosa piedra Rosetta cuyo descubrimiento dio a los lingüistas la oportunidad de traducir la escritura jeroglífica abriendo la puerta a la comprensión del simbolismo de la antigua cultura egipcia. ¿Y por qué los símbolos permiten elaborar pensamientos y representar creencias, teorías, conceptos y sucesos? Porque los símbolos son imágenes que poseen, por medio de convenciones socialmente aceptadas, una serie de rasgos asociados a la realidad sensorial que representan. La paloma, p. e., no solo es un animal, no solo es zoológicamente un ave. La paloma es también un símbolo cultural de primer orden y, como tal, sirve para representar la creencia cristiana del Espiritu Santo y simbolizar el amor fraterno y, por extensión, la idea de la conciliación y la paz.

En consecuencia, la capacidad simbólica es una cualidad humana que permite abstraer a partir de algo sus propiedades, y adjudicar un conjunto de rasgos (reales y/o irreales) a las cosas. La capacidad simbólica es propia del ser humano y tiene que ver con el desarrollo de la comunicación y del pensamiento.


Sobre la tarea.

Una manera de reconocer y apreciar el valor y la importancia de la dimensión simbólica del ser humano consiste en proceder como los filósofos medievales, o sea, en actuar por la "vía negativa" imaginando la vida humana sin capacidad simbólica.

En tu tarea deberás responder a cómo sería el mundo humano sin pensamiento, a cómo sería la cultura humana (si es que existiera) sin comunicación.

Reflexiona por separado sobre cada una de estas cuestiones y, a continuación, elabora una breve disertación que incluya la idea de que la comunicación mejora y posibilita nuestra existencia, tanto individual como socialmente.

La lectura de La magia del símbolo podrá proporcionar una ayuda.

Icono de iDevice Reflexión

A los animales no humanos les cuesta asociar, careciendo en líneas generales de capacidad para la abstracción. La prueba de ello nos la dio Vatsuro con su experimento de 1948.

Este conductista adiestró a un chimpancé a apagar un fuego con agua de un pequeño depósito. Pues bien, cuando Vatsuro alejó el fuego del pozo y lo acercó a la orilla de un lago, el chimpancé fue incapaz de apagar las llamas utilizando el agua del lago.