Tema 4. Lógica informal

Icono IDevice Introducción
Imágen 1. Autor: US Army. Dominio públic

De lo que hemos estudiado hasta ahora podemos sacar varias conclusiones. En primer lugar, que es posible construir una máquina que aparentemente razone, haga deducciones y, de forma similar a como lo haría un ser humano, decida sobre la validez de ciertas inferencias. En segundo lugar, que la máquina es capaz de hacer eso porque su funcionamiento se basa en la lógica formal, es decir, puede calcular todo aquello que es lógicamente calculable. Y, en tercer y último lugar, podemos concluir que si le planteamos un problema, solucionable desde la lógica formal, la máquina superaría la prueba de Turing.

Pero, no toda la lógica es formal ni todo es lógicamente calculable. Estudiaremos en este tema la lógica informal, es decir, esas formas de razonamiento que podrían no ser emuladas por una máquina.

Un primer ejemplo lo tenemos en el acertijo MU -recordarás que sugerimos que una máquina sería incapaz de resolverlo-. Es el momento de ver la solución del acertijo. Es el momento de ver de qué asuntos se ocupa la lógica informal.


Sobre la tarea. 

La tarea de este tema tiene como objetivo el estudio de uno de los razonamientos "especiales" de los que se ocupa la lógica informal: las falacias. Las falacias son argumentos aparentemente correctos, pero que esconden algún error lógico o lingüístico, motivo por lo que en realidad son incorrectos. Por ejemplo, la falacia ad hominem que consiste en intentar descalificar personalmente al adversario, en lugar de refutar y razonar sus afirmaciones.

Las falacias se encuentran presentes en la vida cotidiana, aunque habitualmente no nos demos cuenta de ello. Dos ámbitos destacan especialmente por la presencia de falacias: la política y la publicidad.

La tarea consiste en que muestres mediante cuatro ejemplos esa presencia de las falacias en nuestra vida cotidiana.