Tema 1. Los fundamentos del Estado democrático y de derecho

Icono IDevice Cuestión de ejemplos

Cuando se sabe que más de los dos tercios de los países de la tierra no son democráticos; cuando las oligarquías impiden el disfrute de los derechos humanos; cuando la falta de democracia conlleva la muerte civil y, en muchos casos, la muerte física además; queda claro que existe mucho por hacer en el espacio público. De ahí que sean innumerales los retos que nos aguardan desde el Estado de derecho.

Imagen 1. Autor: Rama. Licencia Creative Commo

Por eso, e inherente al Estado democrático y de derecho es la defensa de los valores democráticos y de los derechos humanos. Para ver con más profundidad esto, aquí destacaremos la lucha que realiza la Alianza China en pro Derechos Humanos, así como el trabajo que lleva a cabo Ruth Manorama entre el sector más desfavorecido de la India.

a) La Alianza China pro Derechos Humanos (1979):
A raíz de los acontecimientos de la plaza de Tianamen en Pekín, un grupo de ciudadanos integrados en la Alianza China pro Derechos Humanos decidió públicamente protestar y publicar el 1 enero de 1979 un documento que se conoce con el mismo nombre y en el que dejó sentada la necesidad de introducir cambios en su país porque, decían, <<nosotros necesitamos tomar prestado no solo de Occidente la ciencia y la tecnología, sino también las tradiciones culturales democráticas de Occidente>>. La defensa de los valores democráticos constituye la característica primordial del citado documento, en el que podemos leer:

Artículo 2.1. <<Los ciudadanos exigen que la Constitución garantice el derecho a criticar y evaluar a los líderes del Partido y del Estado>>.

Artículo 2.2. <<Para evitar a esta generación y a las venideras más miseria, para mantener la verdad y la justicia, y promover la productividad, los ciudadanos reclaman la abolición total de las formas feudales y despóticas>>.

Artículo 2. 3. <<Los ciudadanos reivindican que la sociedad china sea de verdad construida sobre el fundamento de la democracia>>.

 

b) Ruth Manorama (1952-):
Las mujeres dalit, también llamadas Intocables, ocupan el último lugar en el escalafón del sistema de castas. Así, a la situación de escasez en la que habitan se une el oprobio que supone ser mujer en la India. Y a la pobreza y al rechazo se suma, además, la lacra del desprecio social. En este sentido, conviene subrayar la labor que desde hace años lleva a cabo Ruth Manorama, Premio Nobel alternativo en 2006, cuando ha dedicado su vida a la defensa de los derechos humanos luchando en la India a favor de la igualdad de las mujeres “dalit” y, por tanto, en contra de la discriminación económica, sexista, social y política que ellas padecen por el hecho de ser “dalit”.


Icono IDevice Tarea
Como tarea para este tema, proponemos que imagines cómo sería, para ti, la democracia "ideal". ¡Pero, cuidado! No se trata de que idealices y fantasees con que las personas son buenas y honestas, y que todo el mundo participa, y todo funciona a la perfección. ¡No! Se trata de que reflexiones sobre las características de la democracia que vivimos y otras del pasado, y pienses qué otras características serían mejores, más adecuadas, y harían que funcionara mejor.

A título de ejemplo, te proponemos varias líneas de reflexión:

  • ¿Sería mejor una democracia directa que una representativa?
  • Las elecciones, ¿serían más eficaces si se hicieran con un sistema de listas abiertas o no?
  • ¿Habría que introducir modificaciones en el sistema de partidos políticos?

Así pues, te proponemos una reflexión acerca de qué es la verdadera democracia, por una parte, y qué mecanismos y caracteres tiene o debería tener. Esa reflexión puede conener críticas a la democracia actual, o, por el contrario, convertirse en una defensa cerrada de la misma.


Como forma de organización política, el Estado nunca es un ente abstracto. Se apoya y visualiza en una serie de instituciones, a través de las cuales la élite (que ejerce y administra el poder) establece mecanismos de control de orden social. En la moderna teoría del Estado, heredera de la tradición democrática anglosajona, el poder deja de pertenecer a un segmento cerrado de la población. Es más, puesto que el poder no pertenece por definición a un grupo social, sino que emana dinámicamente de la soberanía popular, en el Estado democrático se diferencian e incluyen tres áreas de poder o tres poderes:
  • El Poder ejecutivo o Gobierno.
  • El Poder Legislativo o Parlamento.
  • El Poder Judicial.

En consecuencia, el fundamento filosófico del Estado de derecho radica en el principio de división de poderes. La división de poderes es una aportación teórica de Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu (1689-1755), filósofo y político francés que admiraba profundamente el parlamentarismo inglés y se inspiró en las teorías políticas de J. Locke. Según Montesquieu, tres son los poderes básicos del Estado, fundamentales para eliminar conductas despóticas y/o abusivas:

  • El poder ejecutivo, encargado de llevar a cabo las decisiones políticas, es decir, de gobernar.
  • El poder legislativo, encargado de elaborar y promulgar leyes, aprobando las leyes que el gobierno propone en su caso.
  • Por último, el poder judicial, encargado de velar por el cumplimiento de esas leyes, y de sancionar su incumplimiento.