2. La Revolución Francesa

9. Plantando el árbol de la libertad. Archivo de wikimedia commons.
Licencia creative commons.

Esta ilustración es un grabado de finales del siglo XVIII titulado Plantando el árbol de la Libertad. Fíjate en los personajes que aparecen reflejados en él porque son un símbolo de lo que significó la Revolución Francesa. Vamos a analizarlos juntos.
 
En el centro de la imagen, aparece un grupo de hombres plantando ese árbol que simboliza la libertad. Son, por tanto, los personajes más importantes porque gracias a su esfuerzo se consigue el objetivo que perseguía en aquel momento gran parte de la sociedad francesa, la deseada libertad. Estos hombres son sans-culottes, es decir, representantes de las clases populares urbanas. A la izquierda aparece representado un grupo de burgueses, es decir, los que iniciaron el proceso revolucionario con su crítica al sistema del Antiguo Régimen. Más a la izquierda y al fondo, vemos soldados de la Guardia Nacional, los voluntarios que lucharon con las armas por consolidar las conquistas revolucionarias. A la derecha, un grupo de mujeres vestidas de blanco simbolizan la nueva sociedad que se va a implantar. Y por todo el grabado aparecen las bandas con los tres colores que simbolizan la revolución: el azul, el blanco y el rojo.
 
La Revolución Francesa es un acontecimiento tan importante, que nos sirve para señalar el fin de un período histórico, la Edad Moderna, y el inicio de otro nuevo, la Edad Contemporánea. ¿Por qué?
Icono IDevice Actividad
Cuando en Francia se inicia la revolución que va a dar lugar al fin del Antiguo Régimen, en el resto de países europeos se produce una especie de "efecto dominó". Por tanto, las ideas y el ejemplo de la Revolución Francesa se extenderán por toda Europa, lo que provocará el fin de este sistema a lo largo del siglo XIX. Esta es la importancia fundamental de este hecho y por eso su inicio significa el fin de una era histórica.

La Revolución Francesa comienza en el verano de 1789 y abre un proceso de cambios en Francia que va a durar hasta 1815. Durante estos veinticinco años, los franceses vivirán un periodo lleno de violencia, enfrentamientos, guerra y sufrimientos. Ten en cuenta que los cambios radicales no son fáciles y siempre se hacen con un alto coste de dolor humano. Esta es la característica fundamental de cualquier revolución. Si a esto le añadimos que los revolucionarios estaban de acuerdo en lo que querían destruir, pero no en lo que querían construir, entenderás mejor que fuera una época tremendamente conflictiva.
Para comenzar, te recomendamos que veas los dos primeros minutos de este documental sobre la época de las grandes revoluciones en el siglo XIX. Te será muy útil porque entenderás el significado de la revolución.