Tema 2. El Romanticismo. La prosa romántica

Icono de iDevice Reflexión
El 18 de enero de 1836, Mariano José de Larra, bajo el seudónimo de Fígaro, publica en El Español, un artículo titulado "Literatura". En él hace un repaso de nuestra literatura y plantea, a modo de manifiesto programático, las ideas de lo que debe ser la literatura de su época.
 
La lectura del fragmento debe llevarnos a reflexionar sobre algunas cuestiones: ¿Qué es literatura para el autor? ¿Cómo la califica? ¿En qué debe basarse? ¿Cuál debe ser la formación del escritor?
Imagen 1. Autor: Carl Spitzweg. Dominio público
"Éste es el lugar de hacer una observación esencialísima en la materia. Hemos dicho que la literatura es la expresión del progreso de un pueblo; y la palabra, hablada o escrita, no es más que la representación de las ideas, es decir, de ese mismo progreso. [...]
Si nuestra antigua literatura fue en nuestro Siglo de Oro más brillante que sólida, si murió después a manos de la intolerancia religiosa y de la tiranía política, si no pudo renacer sino en andadores franceses, y si se vio atajado por las desgracias de la patria ese mismo impulso extraño, esperemos que dentro de poco podamos echar los cimientos de una literatura nueva, expresión de la sociedad nueva que componemos, toda de verdad, como de verdad es nuestra sociedad, sin más reglas que esa verdad misma, sin más maestro que la naturaleza, joven, en fin, como la España que constituimos. Libertad en literatura, como en las artes, como en la industria, como en el comercio, como en la conciencia. He aquí la divisa de la época, he aquí la nuestra, he aquí la medida con que mediremos; en nuestros juicios críticos preguntaremos a un libro: «¿Nos enseñas algo? ¿Nos eres la expresión del progreso humano? ¿Nos eres útil? Pues eres bueno». No reconocemos magisterio literario en ningún país; menos en ningún hombre, menos en ninguna época, porque el gusto es relativo; no reconocemos una escuela exclusivamente buena, porque no hay ninguna absolutamente mala. Ni se crea que asignamos al que quiera seguirnos una tarea más fácil, no. Le instamos al estudio, al conocimiento del hombre; no le bastará como al clásico abrir a Horacio y a Boileau y despreciar a Lope o a Shakespeare; no le será suficiente, como al romántico, colocarse en las banderas de Víctor Hugo y encerrar las reglas con Molière y con Moratín; no, porque en nuestra librería campeará el Ariosto al lado de Virgilio, Racine al lado de Calderón, Molière al lado de Lope; a la par, en una palabra, Shakespeare, Schiller, Goethe, Byron, Víctor Hugo y Corneille, Voltaire, Chateaubriand y Lamartine."
Icono IDevice Actividad
La prosa del Romanticismo se desarrolla de varios modos:
  • La novela histórica, ambientada en la Edad Media, en imitación de las obras del escocés Walter Scott. Entre las obras más representativas están; Sancho Saldaña, de Espronceda; El doncel de Don Enrique el doliente, de Larra, ambas de 1834; El Señor de Bembibre, de Gil y Carrasco, de 1844.También se cultivó el regionalismo novelesco, exaltando hechos de la historia local.
  • La novela social o de costumbres, a partir de 1840, influida por Balzac, Dumas, Sand o Sue. Destaca la figura de Ayguals de Izco, con su novela María o la hija de un jornalero (1845), cuya protagonista vive angustiada por el acoso de un clérigo y de un noble.
  • La novela de folletín o por entregas constituye por sí misma un género, si bien se nutre de los temas anteriores, históricos y sociales, y también, en menor medida, de terror, imitando la novela gótica inglesa del siglo XVIII, como es el caso de la Galería fúnebre de historias trágicas, espectros y sombras ensangrentadas, de Agustín Pérez Zaragoza, de 1831. La obra fue muy criticada por Larra y Mesonero Romanos en su tiempo. No obstante, el misterio y el terror se intercalaron en episodios de la novela histórica y dieron, además, lugar a un tipo de narraciones breves que tuvieron cierto éxito y que se publicaban, muchas veces, en periódicos y revistas: las leyendas. Su nota característica, además del misterio, era el tono melodramático que adquirían sus personajes.
  • Pero, sin duda, el mayor éxito narrativo lo alcanzó el artículo en prensa, formato que podía recoger cualquier tema o asunto, aunque el favorito del público, a juzgar por la cantidad publicada, era el de costumbres.
 Imagen 2. Autor: Manuel Parada López de Corselas. Dominio público

Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco

Completa el siguiente texto con las palabras que se te ofrecen.

Banco de palabras: políticas, medios, morales, periodismo, novela, prosa, revistas, legendarios.

Ficción y fueron las dos grandes actividades literarias en durante el Romanticismo.

Por un lado, la histórica trata temas medievales que son reconstruidos desde la perspectiva del autor y con el objetivo de resaltar valores y sociales.

De otro lado, el periodismo se convierte en un muy eficaz para difundir las ideas, principalmente , de los articulistas. Los periódicos y fundados representaban las dos tendencias sociales y políticas de la España del XIX.
  

Icono IDevice Objetivos
Para introducirte en el tema de forma teórica, puedes consultar este apartado enciclopédico sobre la prosa de la primera mitad del XIX.