1. Crecimiento, desarrollo y desigualdad


Imagen 2. Autor: Creación propia.

Hemos estudiado en temas anteriores que el crecimiento económico es uno de los objetivos principales de los gobiernos y de las más importantes instituciones económicas. Si recuerdas, entendemos por crecimiento económico el aumento en el valor de la producción de los bienes y servicios elaborados en un lugar y para medirlo utilizábamos principalmente el indicador económico del Producto Interior Bruto (PIB).

El aumento de los bienes y servicios que hay a disposición de las personas puede suponer una mejora de sus condiciones de vida, es decir, se puede lograr el desarrollo económico. Este desarrollo hace referencia, no tanto a la mejora desde el punto de vista cuantitativo sino a la mejora en la calidad de vida de todos los habitantes.

El análisis de la evolución de los países nos muestra cómo el crecimiento económico es una condición necesaria para lograr el desarrollo pero no siempre es suficiente. Esto se debe a que no siempre logra la mejora para todos los habitantes, sobre todo porque el crecimiento puede repartirse de manera desigual.

Icono IDevice Actividad
El crecimiento económico y el desarrollo no son conceptos iguales. Mientras que el crecimiento económico mide de una manera material la situación de las sociedades, el desarrollo hace mención a la evolución de todos los habitantes hacia mejores niveles de vida. Ten en cuenta que para mucha gente su nivel de vida sí que mejora gracias al crecimiento económico, pero que también existen muchos habitantes (incluso de países con fuerte crecimiento económico) a los que, sin embargo, no llega el desarrollo.

Para tener una visión más completa de la situación de un país más allá del crecimiento podemos aproximarnos a su grado de desarrollo humano. Este concepto fue planteado y definido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el año 1990. Amartya Sen, importante colaborador del PNUD, argumentó que la causa de la pobreza no estaba en la falta de recursos suficientes sino en su falta de accesibilidad.

Las ciudades, incluso en países ricos, concentran importantes bolsas de pobreza
Imagen 3. Autor: Creación propia.

El concepto de desarrollo humano parte de la satisfacción de las necesidades básicas como elemento central, pero subrayando que existen otras dimensiones además de las económicas. El desarrollo es, pues, un concepto integral que pretende la ampliación de las oportunidades del ser humano: vida prolongada y saludable, adquisición de conocimientos, calidad de vida, etcétera.

Así, el desarrollo se consigue cuando las personas adquieren mayores capacidades y no sólo cuando pueden consumir más. Como aspecto concreto y de manera primordial el Desarrollo Humano se propone el posibilitar el acceso a toda la población a unos mínimos en alimentación, sanidad y educación.

Al medir la riqueza de las naciones en términos de PIB per cápita se llegó a la paradoja de que muchos países subdesarrollados, en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado, habían aumentado su renta nacional a niveles similares a los de los países desarrollados sin que ello se tradujese en una equiparación de la calidad de vida de la mayoría de la población. Por ello el PNUD propuso en 1990 el Índice de Desarrollo Humano (IDH) como una síntesis de las condiciones sanitarias, educativas y económicas de la población de los distintos países. Se trataba de dar una medición del desarrollo mucho más amplia que el PIB per cápita por sí sólo. Desde entonces, el PNUD publica anualmente el IDH de de más de 170 países facilitando los análisis comparativos.

Pregunta Verdadero-Falso
Señala si son verdaderas o falsas las siguientes afirmaciones:


Crecimiento y desarrollo económico hacen referencia al mismo concepto.

Verdadero Falso


El PIB es una buena medida del desarrollo.

Verdadero Falso


El Índice de Desarrollo Humano (IDH) incluye además de aspectos económicos otros educativos y sanitarios.

Verdadero Falso
Icono IDevice Objetivos
En la página web del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) puedes ver más información sobre esta institución e incluso consultar el Informe con los datos sobre el último IDH. ¿En qué puesto se encuentra actualmente España?
Imagen 4. Autor: Desconocido. Licencia: Copyright.
Haz clic sobre la imagen para ampliarla

Icono IDevice Actividad de Lectura

¿Recuerdas que cuando vimos el tema sobre los indicadores económicos ya apuntamos que éstos, como por ejemplo el PIB, tenían problemas y limitaciones en su elaboración e interpretación? Una de esas limitaciones es que no refleja el carácter del bien o servicio que se está produciendo, de manera que contabiliza de la misma forma la producción de armamento que la de educación. También hay que incidir en la poca consideración que tiene a la hora de analizar cómo esta distribuida la renta.

Lee el siguiente extracto de un artículo de José Vidal-Beneyto y encontrarás más críticas a esos indicadores.

"Algunos de los más eminentes economistas llevan más de 10 años advirtiéndonos de que el optimismo a que nos empujan los índices económicos y financieros al uso ocultan graves disfunciones de nuestras sociedades. Estos economistas subrayan la escandalosa paradoja de que cuanta más riqueza producimos, más pobres generamos. Escandalosa, porque lo que calificamos de riqueza es el resultado de una serie de indicadores que omiten los costes ecológicos y sociales que su funcionamiento origina. Los medios de comunicación con su martilleo de PIB, PNB, inflación, déficit, superávit, tasa de paro, cotizaciones de la Bolsa, cotizaciones del euro, del dólar, del yen, etcétera, han dado condición pública inapelable al modelo.

Ahora bien, el peso de los disconformes y la visibilidad de los deterioros que causa el crecimiento económico han suscitado la reacción de la opinión pública mundial, personalizada en una propuesta institucional de las Naciones Unidas que, en el marco del Programa para el Desarrollo (PNUD), publica el primer Informe mundial sobre desarrollo humano sostenible (DHS) y crea el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

"Este indicador comprende tres parámetros esenciales: la esperanza de vida, la tasa de alfabetización y el PIB por habitante. A la par aparecen otros indicadores como el Índice de Desarrollo Humano Sostenible que además hace hincapié en el estado de los recursos naturales y también el Índice de Pobreza Humana que revela el nivel de privación de una persona en cuanto a las probabilidades de no llegar a los 40 años, el porcentaje de adultos analfabetos, la falta de acceso al agua, etcétera.

Es fundamental que los medios de comunicación acompañen este movimiento. ¿Por qué no nos han dicho que EEUU es el último país de los 17 de la OCDE según el indicador de pobreza humana? De ahora en adelante, cada vez que se hable de empleos creados, deberán añadirse los empleos destruidos y los empleos precarizados. Y junto al anuncio del crecimiento del PIB y del PNB deberán figurar los indicadores de las destrucciones ecológicas y sociales que les sean imputables. Así liberaremos de su secuestro a las cuentas que dan cuenta de la realidad y podremos comenzar a cambiarla."

Las cuentas secuestradas. José Vidal-Beneyto. El País 14 de febrero de 2004.





La paradoja apuntada en el texto relacionada con el hecho de que cuanta más riqueza se genera más pobreza hay, se deriva de la gran desigualdad que se produce en la distribución de la renta dentro de los países y a nivel global. También éste ha sido un tema tratado en temas anteriores, especialmente cuando hablábamos de las limitaciones del sistema de mercado y de la necesidad de la intervención del sector público en las economías.

Imagen 5. Autor: Desconocido.
Licencia: Copyright.

Existe una enorme desigualdad en la distribución de la renta. Según datos del World Watch Institute, el 20% más rico de la población gana el 86% de los ingresos mundiales , mientras que el 20% más pobre tiene que conformarse con el 1,1%, lo que implica que una cuarta parte de la población mundial (1.500 millones de personas) sigue viviendo en la pobreza. De los 6.200 millones de habitantes de la Tierra, 360 personas (un 0,000005%) poseen una riqueza anual superior a los ingresos del 45% de la población mundial. Con estos datos, más chocante todavía es comprobar cómo la riqueza de los tres primeros multimillonarios es igual al PIB de los 48 países más pobres.


¿Se produce esto porque no hay una oferta de recursos a nivel mundial suficiente para todos? No: hay recursos para todos, pero están desigualmente repartidos: los países desarrollados, con un cuarto de la población, consumen el 70% de la energía disponible en el planeta, el 75% de sus metales y el 60% de sus alimentos.

  • Esa desigualdad se traduce en enormes diferencias en cuanto a la alimentación (vivimos en un mundo de obesos y de hambrientos), el acceso al agua potable (la diferencia en el consumo medio de agua entre unos países y otro es abismal), o la educación.
  • También se ilustra en lo que se viene a denominar la brecha tecnológica y digital: frente al disfrute en los países desarrollados de los últimos avances de la tecnología y de las telecomunicaciones, 600 millones de personas ni siquiera han hecho en su vida una llamada telefónica.

 

Pero en los países ricos tampoco desaparecen los problemas de la desigualdad: según las mismas fuentes más de 150 millones de personas en estos países viven por debajo de la línea de la pobreza de ingreso. En España hay más de 300.000 personas sin hogar y unos 800.000 viven en situación de pobreza. Mientras tanto, algunas de las personas más ricas como Amancio Ortega (Inditex) o Emilio Botín (presidente del BSCH) poseen un patrimonio superior a los 300 millones de euros.

Icono IDevice Objetivos

Las necesidades afectan a los recursos más básicos para la supervivencia. A título de ejemplo, puedes acceder al siguiente artículo sobre la disponibilidad de agua en algunos países:

Imagen 6. Autor: Desconocido. Licencia: Copyright. Haz clic sobre la imagen para ampliarla

Pregunta de Selección Múltiple
La desigualdad en la distribución de la renta que hay actualmente se caracteriza por los siguientes aspectos:
El 20% de la población más rica obtiene el 86% de la renta mundial.
No hay recursos suficientes para toda la población mundial.
La renta esta distribuida de forma equitativa.
La desigualdad sólo se da en los países subdesarrollados.
Las tres personas más ricas de la tierra tienen una renta que equivale al PIB de los 48 países más pobres.



Icono IDevice Pre-conocimiento
Es importante destacar que la pobreza se convierte en muchos casos en origen de violencia directa. No poder satisfacer las necesidades básicas puede contribuir a la generación de violencia por parte de las personas que ven mermadas o anuladas sus oportunidades de desarrollo personal. Para que haya paz es imprescindible que las personas tengan seguridad humana, lo que significa sentirse seguras ante las condiciones de su vida diaria, disponiendo de protección ante fenómenos como la enfermedad, el hambre, el analfabetismo y el desempleo.