3.1. Sector primario

Imagen 9. Autor: Imagen de creación propia.
El sector primario ha sido un sector básico en la economía española a pesar de que en la actualidad representa solamente en torno al 5,5% del PIB, y ocupa al 9,9 % de la población activa siguiendo una tendencia decreciente que se espera que continúe en el futuro. Forman parte de este sector actividades como la agricultura, la ganadería, la pesca y la explotación forestal.
 
El sector agrario español está muy diversificado, debido en parte a las diferencias físicos y climáticas, derivadas de la orografía destacando la producción hortofrutícola, el viñedo, el olivar y el cereal... La situación de la agricultura es el resultado del proceso de transformación estructural que se inició a principios de los 70; con una gran emigración de la población rural hacia las zonas urbanas industriales, tanto dentro como fuera del país, y paralelo a cambios en la demanda de los consumidores como consecuencia del aumento de la renta nacional (cada vez es menor la proporción del gasto de las familias que se destina a la alimentación). El agricultor se ha ido adaptando a la nueva situación, mejorando la estructura de sus explotaciones, integrando actividades dentro de la industria agroalimentaria y dedicando mayor atención a los aspectos comerciales, mediante un mayor grado de asociacionismo, aunque de forma insuficiente.
 
A pesar de su peso tradicional en la economía, el campo español en general no reúne buenas condiciones para la explotación agraria ya que a pesar de las reformas de la PAC el campo español adolece de graves problemas: dimensión de sus explotaciones, población envejecida, comercialización, clima... Será necesaria una adopción de medidas a nivel mundial que garanticen que la agricultura se inserte en un modelo de crecimiento y desarrollo sostenible; haciendo posible una producción de calidad pero utilizando más racionalmente los recursos: uso del agua, reducción del uso de productos químicos, importancia de la agricultura para la conservación de los espacios rurales, etcétera.
Icono IDevice Pre-conocimiento

Las explotaciones agrarias, tradicionalmente en España, se han caracterizado por la escasez de explotaciones de tipo medio.

En la actualidad, aunque se mantienen tamaños en los extremos, el número de explotaciones ha disminuido y ha aumentado su tamaño medio. En 2005 el 67,8% del total de explotaciones se caracterizaba como pequeña (menos de 10 ha) y suponían sólo el 10,4% de la superficie agrícola utilizada, predominantemente situadas en el norte de la península y en la Comunidad Valenciana. Por el contrario, la gran explotación (más de 100 ha), que supone el 4,6% de las explotaciones, acaparan el 56,8% de la superficie agraria utilizada. Andalucía, Extremadura, Castilla-la Mancha, Castilla y León y Aragón son las regiones en las que más predominan este tipo de explotación.

El tamaño medio de las explotaciones en España, que era de 16,05 ha en 1960 y 18,96 ha en 1990, ha llegado 31,5 ha en 2005, una cifra similar aunque inferior a la media europea.


Otra actividad que pierde peso en la actividad económica española
Imagen 10. Autor: Imagen de creación propia.

En cuanto al resto de actividades del sector primario, la ganadería en España ha tenido también una importancia histórica, pero que en la actualidad ha disminuido de forma importante. Destaca el subsector porcino, seguido de la leche y la carne de vacuno.

En cuanto a la pesca, España es un país eminentemente marítimo en el que los productos pesqueros son un aporte fundamental de proteínas a la dieta alimenticia. Esto propició el desarrollo de pesquerías, incluso en aguas exteriores y caladeros lejanos. Esta actividad se encuentra en continua adaptación no sólo por las condiciones del mercado y el estado tecnológico, sino por el cambio en la regulación mundial de los recursos pesqueros y por la sobreexplotación de algunas especies. Si en el sector agrario la demanda es el punto débil, que ocasiona grandes excedentes, en el sector pesquero es la insuficiencia de oferta la que limita la producción, bien por la dificultad del acceso a los caladeros ajenos, bien por el agotamiento de los recursos propios y ajenos.

Por último, con un peso menor y también descendiente, se encuentran las actividades relacionadas con la explotación forestal que abarca principalmente la explotación maderera hasta la recolección o producción de bienes como las setas, las trufas, frutas silvestres, etcétera.

Icono IDevice Pre-conocimiento
La actividad pesquera en España es actualmente una de las más importantes dentro de la Unión Europea, sin embargo el sector pesquero tiene un bajo peso en la economía española ya que aporta directamente menos del 1% del PIB y da empleo a un 0,25% de la población ocupada. No obstante, tiene gran importancia sobre otros sectores en la creación de empleo indirecto en el sector de la agroindustria (congelado, procesado...), la distribución o en la propia restauración y hosterlería. A medida que la explotación de determinadas especies se encuentra con problemas de escasez se desarrollo de forma paralela el "cultivo" en piscifactorías.

Cada vez menos gente se dedica a las tareas agrícolas
Imagen 11. Autor: Imagen de creación propia.
En cuanto a la población ocupada en actividades agrarias, su tendencia ha tenido su reflejo en el medio rural. En los últimos 40 años la población de municipios españoles de menos de 10.000 habitantes ha pasado de ser el 57% de la población española a tan solo un 23%, mientras que la superficie de las zonas rurales abarca más del 80'2% de la superficie total.
 
La renta agraria, que en los periodos de crecimiento lo había hecho más debido a la evolución de los precios que a la mejora de la producción y a las subvenciones, a partir de la adhesión de España a la CEE (1985) la incidencia de los precios en la renta agraria va perdiendo importancia relativa frente a la productividad y sobre todo a las subvenciones procedentes de Europa.
 
A partir de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) en 1992, las cifras de subvenciones a la agricultura española adquieren cifras considerables y en la actualidad suponen un 27% de la renta agraria, es decir, los agricultores españoles reciben algo más de la cuarta parte de su renta por vía de las subvenciones de la PAC. Pero el reparto territorial de las subvenciones no es homogéneo. Algunas CCAA reciben unas cantidades muy superiores a la media: Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León están en torno al 50%, mientras Valencia está en algo más del 6%.
 
Las exportaciones de productos agroalimentarios también han perdido peso relativo en el conjunto de exportaciones españolas en la medida que el país se desarrollaba y crecía económicamente. En los primeros sesenta años del siglo pasado estas exportaciones suponían más del 40% del total, en el año 1984, inmediatamente anterior a la adhesión a la CEE, ya su importancia estaba reducida a un 13´5%. En la actualidad el sector mantiene una proporción bastante estable en torno a un 15% del total de exportaciones

 

Icono IDevice Actividad

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN AGRARIA OCUPADA

  1970 1981
1991 2001 2007
Población ocupada en actividades
agrarias respecto a la población ocupada total
29,0 %
17,3 % 10,7%
6,8%
4,5%

Icono IDevice Pre-conocimiento
Un aspecto fundamental para entender la situación del sector primario en España es nuestra incorporación a la CEE en 1986 (Comunidad Económica Europea) lo que suponía una cesión de competencias a través de la PAC (Política Agraria Común), la PPC (Política Pesquera Común), además de la supresión de todas las barreras aduaneras y la adopción del Arancel Aduanero Común frente a terceros países. Los objetivos de la PAC son:
  • Aumentar la productividad de la agricultura, desarrollando el progreso técnico para así lograr una mayor competitividad de los productos agrarios comunitarios en el mercado mundial.
  • Asegurar un nivel de vida justo para la población agrícola y en especial favorecer a determinadas categorías de agricultores y a zonas.
  • Estabilizar los mercados agrícolas para lo cual se requier controlar la producción, tratando de llegar a un equilibrio en los mercados, adecuando la oferta a la demanda.
  • Garantizar la seguridad de los abastecimientos y asegurar al consumidor suministros a precios razonables.
  • En posteriores reformas se introducen elementos que asocian las actividades del sector primario con la conservación de la naturaleza y el paisaje.
Las subvenciones de la PAC han sido el eje para la transformación agraria
Imagen 13. Creación propia.

Pregunta Verdadero-Falso


El peso del sector primario se mantiene estable desde hace décadas.

Verdadero Falso