1. Nuestro sistema global: planeta tierra

Pulsa la tecla “Avance” y sigue las instrucciones.

Imagen del Universo cedida por la NASA

Capas terrestres

Nuestro planeta funciona como un todo que integra a su vez a diferentes capas o subsistemas: la atmósfera, la hidrosfera, la geosfera y la biosfera. Estas capas poseen diferentes composiciones químicas y comportamiento geológico.

 

 

ATMÓSFERA

Es la capa de gases que rodea al planeta, el 95% de ellos mezclados en los primeros 15 Km. Se subdivide en capas desde la Troposfera, en contacto con la superficie terrestre, hasta la que se considera la envuelta más externa del planeta, a unos 100.000 Km, la Magnetosfera, donde se originan las auroras boreales y las tormentas magnéticas.

Envuelve y protege al resto de los sistemas de la intensidad de las radiaciones solares. Permite mantener una temperatura estable y adecuada para la vida.

HIDROSFERA

Parte del vapor de agua que se encuentra en la Atmósfera procede de la hidrosfera, la capa de agua que ocupa un 75% de la superficie del planeta, y que se presenta simultáneamente en los tres estados : sólido, líquido y gaseoso, conformando el ciclo del agua, y permitiendo la existencia de la vida como la conocemos.

Podríamos decir que es la capa más extensa ya que el agua está presente formando parte de la composición química de todos los seres vivos, y de parte de la geosfera y atmósfera.

GEOSFERA

El primer sistema en formarse, y a partir del cual derivan los demás. En su interior se produce la energía responsable de los procesos geológicos internos.

Es una capa rocosa y, en su mayor parte sólida, podemos establecer dos divisiones. Desde un punto de vista dinámico, distinguimos cuatro capas concéntricas: endosfera, mesosfera, astenosfera y litosfera.

Desde un punto de vista geoquímico, distinguimos entre corteza, manto y núcleo.

En la corteza se desarrolla la vida y sufre continuas transformaciones por los procesos geológicos externos.

BIOSFERA

Los seres vivos ocupan una franja que comprende litosfera, hidrosfera y atmósfera. Una enorme variedad de formas de vida se han desarrollado en diferentes medios con un amplio rango de adaptación a factores como humedad o temperatura.

La biosfera es el sistema que cambia más rápidamente y a su vez, el que tiene mayor capacidad para introducir cambios en los demás subsistemas.

 

Utiliza la animación inferior y observa qué extensión ocupa cada capa dentro de un territorio.

Imagen cedida por la NASA
Icono de iDevice AV - Actividad de Espacios en Blanco
Completa los espacios que faltan en el siguiente texto:

LOS ORÍGENES

Cuando se empezó a formar nuestro planeta era una masa semisólida de elementos fundidos. Éstos se fueron depositando, básicamente según su densidad, conformando una serie de capas que, aunque forman un sistema global, nos permiten diferenciarlos para estudiar sus características.

Estos materiales, con una gran energía interna, desprendieron gases y vapor de agua que, debido a la gravedad ejercida por la , quedaron retenidos en una capa exterior más ligera: la , aunque en esos momentos, con unas características muy diferentes a las actuales.

Ese vapor de agua se enfrió y condensó ocasionando lluvias que cubrieron una gran parte de la recién solidificada , formando la actual y por tanto, la aparición de los primeros océanos y continentes.

Al parecer, en algunos de estos lagos, hace unos 4400 millones de años, se inicia un nuevo y peculiar sistema, la , en principio moléculas rodeadas de membranas capaces de captar energía química de distintas fuentes y reproducirse. Un gran cambio ocurre con un nuevo método de obtención de energía, la fotosíntesis. Algunos organismos comienzan a fabricar nutrientes a partir de la energía de la radiación solar y el dióxido de carbono atmosférico. En este proceso se desprende oxígeno gaseoso, una molécula tan reactiva que, al comenzar a acumularse en la , cambia su composición química e inicia el primero de una serie de grandes cambios que afectarán a todos los subsistemas del planeta.