Quincena 1ª-. La lengua y los hablantes. Variedades lingüísticas.

La lengua como fenómeno social.

¿Por qué es importante comunicarse?


Comunicarse »es una necesidad del ser humano. Las palabras que estás leyendo en este instante no tendrían ningún interés sin que un destinatario las estuviese leyendo en este momento. Estas palabras no serían importantes sin que un autor desease comunicarlas a otras personas.



¿Podrías estar, lector, sin hablar con nadie durante varios días o meses o años? La respuesta es no. La vida en sociedad requiere comunicarse. Todos necesitamos expresar lingüísticamente nuestros sentimientos, nuestras ideas, nuestras opiniones, lo que observamos; y del mismo modo queremos saber lo que sienten, lo que piensan, lo que observan. Esta necesidad explica que los seres humanos intercambiemos información.
Imagen

¿Qué es el lenguaje?


Hemos visto que el ser humano tiene la necesidad de comunicarse. Esa necesidad se efectúa mediante el lenguaje. Así el lenguaje es la capacidad que tienen los seres humanos para comunicarse. Esta capacidad tiene que desarrollarse ya en su ámbito oral o escrito, y a lo largo de la vida aprendemos continuamente a manejar esa capacidad. Pero la capacidad para comunicarse no solo se desarrolla mediante palabras sino que el ser humano también transmite información por otros medios como los gestos, las señales de tráfico, la vestimenta, un cómic, el claxon de los vehículos...
Imagen
Imagen

Comunicación y Lenguaje. Elementos de la comunicación.

La comunicación es el proceso de transferencia de información desde un emisor a un destinatario. En el proceso comunicativo intervienen los siguientes elementos:
Emisor: produce y emite el mensaje con una determinada intención.
Receptor: recibe el mensaje y tiene la capacidad de comprenderlo, porque conoce el sistema de comunicación o código empleado.
Mensaje: es la información transmitida. Consta de un conjunto de signos combinados según ciertas reglas conocidas por emisor y receptor.
Código: es el sistema de signos utilizado en la comunicación; es decir, el conjunto de signos y las reglas. La lengua española, las señales de tráfico son códigos.
Situación: Toda comunicación se produce en unas determinadas circunstancias (un lugar, un tiempo, en presencia de unas personas, etc.)
Otros elementos son: el referente, tema o realidad de la que trata el mensaje; y el canal o medio de transmisión, que puede ser sonoro, visual, etc.

Cuando una persona (P) se dirige a un auditorio (A), P es el emisor; el mensaje, las palabras que pronuncia, quizás acompañadas por algunos gestos. A es, evidentemente, el receptor, o al menos son receptores las personas del auditorio que escuchan las palabras de P. El canal es el aire que transmite las ondas sonoras. El código, la lengua que usa P y el referente el tema o temas que trata.

Funciones del lenguaje.

La función de los actos de comunicación depende de la intención comunicativa del emisor, que puede, por ejemplo, manifestar su estado de ánimo, pedirle al receptor que haga alguna cosa, transmitir una información o varias de estas cosas a la vez.
Las funciones del lenguaje suelen clasificarse en relación con los elementos de la comunicación que desempeñan un papel más relevante en los distintos mensajes, y son las siguientes:

Función Elemento Intención Ejemplos
Expresiva Emisor Expresar opiniones o estados de ánimo. Hace frío!
Poética Mensaje Llamar la atención sobre la forma del mensaje y conseguir la belleza de la expresión. Dime con quién andas y te diré quién eres.
Apelativa Receptor Buscar alguna respuesta del receptor. Acércate, por favor.
Fática Canal

Asegurarse de que el medio de comunicación funciona bien. ¿Se oye bien?
Metalingüística Código

Tratar del lenguaje mismo. De es una preposición.
Representativa Referente

Informar.

Se ha puesto el sol.

Si piensas sobre los ejemplos, observarás que, en muchos casos, puede identificarse más de una función del lenguaje. La expresión ¿Se oye bien? es, a la vez, apelativa, porque busca una respuesta del receptor y fática, porque el emisor quiere asegurarse de que el canal comunicativo funciona bien. Desde luego, también podría decirse que es representativa, aunque la función de informar es aquí muy secundaria.

3. El signo. Clases de signos.

El principal sistema de comunicación humano es el lenguaje verbal, que se concreta en las diversas lenguas. Pero los seres humanos utilizamos muchos otros lenguajes no verbales, algunos de los cuales pueden combinarse con el lenguaje verbal, como los gestos, las señales de tráfico, etc. Además, otros animales pueden comunicarse entre sí e incluso algunos fenómenos naturales (un trueno, una nube) pueden ser interpretados, aunque en ellos no haya una intención comunicativa.
Todos estos sistemas comunicativos constan de signos o unidades mínimas, dotadas de una forma perceptible por los sentidos y de un significado. Las palabras, las diversas señales de tráfico, una sonrisa, los sonidos producidos por las ballenas para comunicarse, la nube o el relámpago, son signos pertenecientes a sistemas diferentes. En todos ellos podemos distinguir una forma (visible, audible, palpable, etc.) o significante, un significado y un referente o realidad que designan.
Según su naturaleza, los signos se clasifican en tres tipos:

Tipo Descripción Ejemplos
Indicios Signos naturales, cuyo significado interpretamos. No son intencionales. La fiebre es un indicio o síntoma de enfermedad.
Iconos El significante reproduce algún rasgo del referente del signo.
El dibujo del cigarrillo se asemeja al referente.
Símbolos La asociación de significante y significado es producto de una convención social. Las palabras.
El círculo rojo que significa prohibición.

Algunos signos son complejos y combinan elementos de diversos tipos, como el de la señal que prohíbe fumar, que combina elementos icónicos (el cigarrillo) y elementos simbólicos (el círculo rojo).
También pueden clasificarse los signos por el sentido que los percibe, en visuales, acústicos, etc.

4. El signo lingüístico y sus propiedades.

El lenguaje humano es el más potente y complejo de los sistemas de comunicación. Las diversas lenguas derivan de esa capacidad común a todos los seres humanos que llamamos lenguaje.
Los signos lingüísticos, es decir, las palabras (aunque comprobarás más adelante que a veces las palabras constan de más de un signo) tienen los siguientes componentes:

  • Significante, que puede ser acústico, cuando hablamos; visual, si escribimos; táctil para invidentes; etc.
  • Significado, que es el concepto o idea que se asocia con el significante y que no debe confundirse con las cosas reales.

El signo (significante y significado) es la representación lingüística de una realidad, en ocasiones imaginaria, a la que denominamos referente.
Los signos lingüísticos tienen un conjunto de propiedades que los hace aptos para la expresión del pensamiento. El signo lingüístico es:

  • Arbitrario o convencional: La asociación entre el significante y el significado es una convención social, como lo demuestra que el mismo significado sea designado con significantes distintos en las diversas lenguas: ventana, fenêtre, window.
  • Discreto o discontinuo: El signo lingüístico puede segmentarse en unidades más pequeñas. Por ejemplo, la palabra casero puede dividirse en dos componentes: cas- y -ero, y a su vez estos pueden dividirse en componentes más pequeños: c-a-s-e-r-o. Esta propiedad permite que con poco más de una veintena de pequeñas unidades puedan formarse miles de palabras y una cantidad inagotable de frases. Otros sistemas utilizan la discontinuidad, pero ninguno de forma tan productiva como el lenguaje.
  • Lineal: Los mensajes lingüísticos se componen de una sucesión ordenada de signos, es decir, los actos lingüísticos se producen en el tiempo.

Ningún hablante puede modificar un signo según su capricho; sin embargo, los signos admiten pequeñas variaciones que pueden generalizarse y dar origen a cambios. Las lenguas evolucionan y se adaptan a las necesidades sociales de esa forma.

5. Lenguaje, lengua y habla. La norma.

Llamamos lenguaje a la capacidad humana de comunicación por medio de signos lingüísticos, tal y como han sido definidos en el apartado anterior.
La lengua o las lenguas humanas son concreciones de esta capacidad común a todas las personas. La lengua es un sistema constituido por un conjunto de signos lingüísticos y unas reglas según las cuales se combinan los signos para formar mensajes.
El habla es el uso individual de la lengua. Utilizamos la lengua siempre con un propósito o intención: expresar un deseo, saludar, quejarse, informar, prometer, etc. Cuando producimos un mensaje con una u otra intención, realizamos un acto de habla. Los actos de habla son, pues, el resultado de la utilización individual de la lengua con alguna intención comunicativa.
Las lenguas tienen una enorme cantidad de variantes y evolucionan con el tiempo; sin embargo, todas las lenguas cultas disponen de recursos para asegurar cierta estabilidad en el uso, que no impide su evolución, pero la condiciona en parte. La labor de las gramáticas, los diccionarios e instituciones como la Real Academia Española de la Lengua es establecer un modelo de lengua, una lengua estándar, que asegure la unidad y la estabilidad del idioma.
A esto es a lo que llamamos norma lingüística, un conjunto de buenos usos en la escritura (la ortografía), la pronunciación, el léxico, etc., que los sistemas educativos tienen la misión de transmitir.

6. Variedades sociales de la lengua.

Además de su evolución histórica, las lenguas presentan cuatro tipos de variedades:

    1. Variedades sociales determinadas por la edad, el sexo o el grupo social.
    2. Variantes individuales o registros con las que el hablante se adapta a las situaciones comunicativas.
    3. Variedades históricas, que son el resultado de la evolución de las lenguas en el tiempo y pueden dar lugar a su fragmentación.
    4. Variedades geográficas en los territorios donde se habla una lengua.

Las variedades sociales de la lengua vienen determinadas por los siguientes factores sociales:

Factores Sociales Variedades
Edad
Sexo
Lenguaje infantil, jergas juveniles
Diferencias entre las hablas femeninas y masculinas.
Profesionales Jergas profesionales.
Grado de instrucción Niveles culto, medio y popular.

Las jergas juveniles son favorables a la variación, sobre todo léxica: chapar, rallarse..., quizás porque los jóvenes desean diferenciarse de los mayores. El habla de las generaciones mayores es más conservadora.
En líneas generales, el habla femenina se acerca más a la lengua estándar que la masculina, es más cuidada y más expresiva, aunque las diferencias están disminuyendo..
Muchas especialidades y profesiones desarrollan jergas específicas relacionadas con la actividad profesional. Son las llamadas jergas profesionales (médicos, ebanistas, albañiles).

Imagen

7. Variantes individuales. Los registros.

Los hablantes nos expresamos de forma distinta cuando hablamos con los amigos y en una entrevista de trabajo; si nos dirigimos a un niño o a una persona mayor, etc. De forma consciente, elegimos nuestra forma de hablar según la situación, los interlocutores, el tema o la intención comunicativa.
A esta forma de hablar distinta, elegida para acomodarnos a la situación comunicativa, es a lo que se llama registro.
En determinadas situaciones, donde nos interesa mostrar nuestras capacidades lingüísticas (una entrevista de trabajo, una charla con personas cultas, un examen o un trabajo escolar), utilizaremos un registro formal. El registro formal se caracteriza por la elaboración sintáctica y la utilización de un léxico preciso.
Sin embargo, en situaciones coloquiales, familiares, etc., solemos relajar las pautas lingüísticas y usamos un registro informal, caracterizado por cierta desorganización sintáctica, el empleo abundante de elementos deícticos (aquí, este, entonces) y un léxico coloquial de tópicos y frases hechas (me importa poco, no me da la gana)
Dependiendo de su competencia lingüística, las personas eligen con más o menos éxito el registro adecuado a las necesidades comunicativas.

8. Las lenguas de España

Origen histórico de las lenguas de España
Con la romanización, que empezó en 218 a. C., el Imperio Romano impuso su lengua, el latín, sobre las lenguas indígenas de la Península Ibérica. Hoy solemos denominarlas lenguas prerromanas. Todas han desaparecido, con la única excepción del vasco, y sobreviven solo algunas palabras: perro, Segovia. El vasco ha seguido hablándose hasta nuestros tiempos.
Las invasiones germánicas, que comenzaron tras el fin del Imperio Romano en el siglo V, y la posterior invasión musulmana a partir del siglo VIII rompieron la relativa uniformidad lingüística, y produjeron la fragmentación del latín peninsular, dando origen a lenguas distintas denominadas románicas: gallego-portugués, astur-leonés, castellano, navarro-aragonés, catalán y mozárabe, que conformaban el mapa lingüístico de la Alta Edad Media.
Algunas de estas lenguas desaparecieron con el avance del castellano por la reconquista de los territorios musulmanes, hasta su culminación en 1492.
Las lenguas de España
La Constitución Española establece que el castellano o español es la lengua oficial del Estado y reconoce como lenguas cooficiales en sus territorios respectivos al gallego, el vasco y el catalán.
El gallego es una lengua de origen románico hablada en Galicia y en algunos territorios limítrofes de Asturias y Castilla y León. Su antecesora directa es la lengua medieval gallego-portuguesa, que posteriormente se fragmentaría.
Conserva las f- iniciales del latín: farina, fillo (harina, hijo) y las vocales e, o, que a veces han diptongado en castellano: terra, porta (tierra, puerta), entre otras características.
El vasco es una lengua prerromana y probablemente no indoeuropea cuyo parentesco exacto no ha podido ser determinado. Bastante fragmentada dialectalmente, la lengua oficial unificada es el euskera batua.
La morfosintaxis y el léxico son diferentes a los del castellano (los complementos preceden a los núcleos) y los sustantivos tienen casos: formas diferentes para diferentes funciones sintácticas.
El catalán, como el gallego y el castellano, es una lengua románica que se habla en Cataluña, Valencia, donde se denomina valenciano, y Mallorca; también en Andorra, el sureste de Francia y algunas localidades de la isla de Cerdeña.
Tiene un sistema vocálico de ocho vocales (e y o abiertas y cerradas y una a neutra; las l- iniciales del latín se hicieron palatales: llum (luz); y pierde las vocales finales átonas: clau (llave).

9. Variedades geográficas del español. Los dialectos.

Más de cuatrocientos millones de personas hablan español en un territorio muy extenso de América y Europa, donde la lengua presenta notables variedades geográficas o dialectos.
Las variantes dialectales afectan sobre todo al léxico y a la pronunciación y poco a la gramática. Los dialectos carecen de norma (gramática, diccionarios) y se usan casi exclusivamente en la lengua oral. Los más importantes dialectos peninsulares son los siguientes:
Los dialectos meridionales (andaluz, extremeño, murciano, canario) que, de manera no uniforme, presentan características como el seseo (los sonidos [s] y [θ] se reducen a uno: [s]), la aspiración de [s] en posición final de sílaba o palabra: [lah doh], un uso mayor del léxico de origen árabe (alcoba, acequia) y otras.
Algunas características del español de América se explican por la influencia de estos dialectos meridionales.
Los dialectos septentrionales, entre los que hay que mencionar especialmente a los dos dialectos románicos históricos en cuyos territorios se fue imponiendo el castellano a partir de la Baja Edad Media: el astur-leonés y el navarro-aragonés.
Las variedades dialectales del español en zonas bilingües (Galicia, País Vasco, Cataluña), que presentan algunos rasgos de las lenguas en contacto.

10. El español en América.

En Norteamérica se habla español en México y en muchos estados de USA, de forma minoritaria, pero creciente. Se habla además en casi toda América Central, la mayoría de las islas del Caribe y en toda Sudamérica, excepto en Brasil y algunas otras pequeñas zonas.
El español hablado en América presenta grandes variedades dialectales. Algunas características que pueden considerarse comunes son las siguientes:
Léxicas: carro (coche), saco (chaqueta), plata (dinero), acá, allá, no más (sólo). Son más abundantes que en España los anglicismos, de origen norteamericano.
Fonológicas: Es general el seseo (como el de los dialectos meridionales, de donde procede), por lo que el español de América tiene un sonido menos que el peninsular. No existe el sonido [θ] de zapato, cien, que se pronuncia [s].
Morfosintácticas: Como en Andalucía y Canarias, no se usa el pronombre vosotros, la segunda persona del plural es ustedes.
Muy característico, aunque no generalizado, es el voseo. Vos es la segunda persona del singular, en lugar de , de modo que la expresión tú tienes del español peninsular puede decirse vos tenés (Argentina, Uruguay) o vos tienes (Ecuador).

  1. Identifica los elementos de la comunicación en las siguientes situaciones comunicativas:
    1. Un paso de cebra pintado en la calle.
    2. Los polluelos piando en el nido.
    3. El aviso luminoso “Parada solicitada” en un autobús de servicio público.
    4. Una persona posa su mano suavemente sobre el hombro de otra.
    5. Los espectadores de un concierto aplauden, silban y gritan al aparecer los miembros del grupo que va a tocar.
  2. Determina la función del lenguaje predominantes en cada uno de estos mensajes:
    1. Tienes que ver esto.
    2. ¿Me escuchas ahora?
    3. La conjunción ni es además un adverbio.
    4. ándeme yo caliente, y ríase la gente.
    5. ¡Ay mísero de mí!
    6. Pronuncia la x de forma muy afectada.
    7. Los primeros aviones volaron en el siglo XX.
    8. ¡Eh, tú!
    9. Infame turba de nocturnas aves.
    10. Ponte la chaqueta.

¿Está presente alguna otra función en algunos casos?

Imagen
  1. Clasifica los siguientes signos segn su naturaleza:
    1. Un logotipo de una marca comercial.
    2. Un apretón de manos.
    3. El piar de los polluelos en el nido.
    4. Las nubes moviéndose por el cielo.
    5. Los pequeños dibujos de las barras de los navegadores de Internet,
    6. Un cartel de toros.
  2. ¿Qué tipo de registro se utiliza en el texto siguiente? Señala algunos rasgos lingüísticos característicos de este registro:

-¿Dónde están estos?
-Se han largado.
-¿A dónde?
-Se han largado del todo, se han abierto. Se han llevado sus cosas… Quedan esas cajas de ahí. Van a venir luego a por ellas. En eso han quedado.
-Pero, ¿cómo? ¿Qué ha pasado?
-Se  han largado juntos, los dos. Los dos y sus madres. Los cuatro. Bueno, y el padre.
José Luis Alonso de Santos: Bajarse al moro.

  1. ¿Qué  lenguas románicas se hablan hoy en la Península Ibérica y en qué territorios se habla cada una de ellas?
insert table here

¿Cuántas lenguas hay en el mundo?

La respuesta no es fácil, porque cada lengua tiene tantas variedades y parentescos que dificulta su definición. Así que se han ofrecido cifras muy dispares, entre 3000 y 10000. Busca un mapa de las lenguas del mundo para hacerte una idea de su diversidad. Tendemos a considerar que España es lingüísticamente compleja porque se hablan en ella cuatro lenguas: el castellano, el catalán, el gallego y el vasco. ¿O son cinco, con el valenciano? ¿O quizás más? Hay lugares donde la variedad es mucho mayor. Averigua en la red cuántas lenguas se hablan en Camerún. En Papúa Nueva Guinea, un estado de Oceanía hay tres lenguas oficiales y una gran cantidad de lenguas indígenas. Averigua cuántas son. La cifra es asombrosa para un país de solo cinco millones de habitantes.

Todas las lenguas actuales proceden de otras, que a su vez proceden de otras, etc. Una gran cantidad de lenguas europeas (el alemán, el danés, el sueco, el inglés...) vienen de un tronco común germánico. El español, el gallego, el francés y el italiano, entre otras, proceden del latín. A su vez la lengua germánica y el latín tienen lo suficiente en común para suponer que derivan de una lengua madre, el indoeuropeo, cuya familia actual consta de unas 140 lenguas, desde Europa hasta la India. Busca un mapa de la extensión del indoeuropeo y observa los parentescos que relacionan lenguas aparentemente tan diferentes como el ruso, el inglés y el hindi.

En la Biblia se cuenta el mito de Babel. Todos los hombres tenían la misma lengua. Entonces se propusieron construir una enorme torre que alcanzara el cielo, pero Dios los castigó por su soberbia confundiendo sus lenguas, de tal manera que desde entonces hablaron lenguas distintas y les fue difícil entenderse. Si nos remontáramos al pasado, ¿llegaríamos a descubrir una lengua primera? Eso resulta imposible. Pero hay algunos hechos. El vasco es probablemente una de las lenguas más antiguas de Europa, aunque entre el vasco actual y aquella lengua antigua habría enormes diferencias. La mayor diversidad genética y lingüística se da en África. Es posible que en la zona de Tanzania y Etiopía esté el origen de la humanidad. Quizás allí se formaron las lenguas más antiguas. Busca información sobre las lenguas khoi-san o joisanas, que algunos han propuesto como las primeras y que presentan curiosas peculiaridades fonéticas. Pero es solo una posibilidad. No hay una respuesta definitiva, quizás no pueda haberla.
Imagen
insert table here

Apéndice:


En el siguiente enlace puedes descargar los contenidos de la quincena en formato PDF.
Este formato te permite leer el libro en lectores electrónicos, e-readers, y en otros dispositivos de mano.
También puedes imprimirlos para tener el libro en papel.

Contenidos.

Créditos:

Dirección y coordinación general:

Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Coordinación y diseño: Eusebio González Muñoz

Autores:

  • José Antonio Becerril Pérez
  • Roberto Bravo de la Varga
  • Fernando Cañamares Leandro
  • José Mato Gómez
  • Carlos Rodríguez Álvarez

Derechos generales sobre esta obra:


ITE Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2011

Las instituciones mencionadas anteriormente presentan esta obra bajo licencia Creative Commons.
De acuerdo con dicha licencia, esta obra puede ser transmitida, utilizada, e incluso modificada, siempre que no exista ánimo de lucro o interés comercial. (Ver condiciones de la licencia).

Procedencia de las imágenes originales.

Todas las imágenes de esta obra han sido modificadas y editadas por los autores.

La mayor parte de las imágenes en las que se basan las ilustraciones de este libro proceden del banco de imágenes y sonidos del ITE.
Se puede acceder a los originales y a otra información complementaria en: Banco de imágenes y sonidos.

Un número de imágenes son de elaboración propia, y los autores autorizan que queden incluidas en los términos de la licencia general de la obra.

Un reducido número de imágenes originales procede de fuentes públicas y abiertas como:
  • Biblioteca Digital Hispánica. Biblioteca Nacional.
  • Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
  • http://www.picto.qc.ca/.
  • http://etc.usf.edu/clipart/index.htm
  • http://www.flickr.com/creativecommons/
  • Wikipedia.
Imagen