Tema 6. Seguridad en las instalaciones eléctricas.

En esta unidad vamos a tratar un tema al que muchas veces, no se le da la importancia que requiere.

Pablo ha invitado a cenar esta noche a los amigos. Como no es muy buen cocinero, ha decidido hacer unas pizzas y unas patatas fritas. Mientras tiene la pizza en el horno y las patatas friéndose en la sartén, le llama por teléfono su amigo Raúl. Hablando, hablando, hablando, Pablo se olvida completamente de la cena, hasta que comienza a oler a quemado y corre a la cocina. ¡Oh! ¡No! Pablo se ha quedado sin cena…

Como ves, en cualquier momento y por un simple descuido, puede ocurrir un accidente, cuyas consecuencias pueden quedarse en un simple susto, como le ha ocurrido a Pablo, pero también pueden llegar a desencadenar en una tragedia.

La corriente eléctrica, ha pasado a ser esencial en cualquier entorno de nuestra vida. La necesitamos en nuestras casas, en las industrias, en las calles...
Tal es el uso cotidiano que hacemos de ella, que hemos perdido el miedo, en muchas ocasiones, a los efectos que puede provocar si no tomamos una serie de precauciones.

Si Pablo, no llega a oler a quemado y las patatas siguen quemándose, podría haberse provocado un incendio, cuyas consecuencias podrían haber sido mucho peores de lo que han sido. El problema de la electricidad es que no se pude percibir, no huele, no sabe, no se oye, pero en cambio si la tocamos, puede causarnos incluso la muerte.

Imagen 1.
Fuente: flickr.com Licencia: creative commons.