Tema 3. Instrumentos ópticos. El ojo humano


Imagen 1. Booksworm. Creative commons.

Desde muy antiguo se ha utilizado la luz y no sólo para ver los objetos. Los antiguos egipcios utilizaban los espejos para desviar los rayos del Sol y lentes para concentrarlos. En la isla de Creta usaban las lentes como objetos sagrados para encender el fuego. Arquímedes, en el siglo III a.C., utilizó espejos para concentrar los rayos del Sol en los barcos enemigos.

En la Edad Media los árabes hicieron aportaciones muy importantes; ya en el año 1000 d.C. los monjes desarrollaron las "piedras para leer", que eran piedras talladas en forma semiesférica que aumentaban la letra, basadas en las aportaciones de científicos como el andalusí Abbás Ibn Firnás, el primero en desarrollar la técnica de talla del cristal de roca.

Alhazen, el padre de la óptica, con su Opticae thesaurus: Alhazeni Arabis libri septem, tras su traducción latina en el siglo XIII, tuvo una gran influencia en los científicos cristianos, como en Roger Bacon.


En el siglo XIII en el norte de Italia, se empezaron a utilizar lentes para corregir defectos de la vista.

Leonardo da Vinci, en el siglo XV, estudió el ojo y lo comparó con una cámara oscura. Diseñó máquinas para tallar espejos de gran tamaño.

En el siglo XVII, los fabricantes de lentes holandeses construyeron telescopios. Galileo en 1609, enterado de lo que hacían los holandeses, construyó su primer telescopio y tras fabricar varios más, descubrió los cuatro satélites de Júpiter. Newton en 1660 fabricó un telescopio utilizando espejos en vez de lentes.

 
Imagen 2. NASA. Dominio público.

Actualmente el desarrollo tecnológico permite la construcción de lentes y espejos que dan lugar a instrumentos ópticos muy perfectos, que facilitan la visión y la investigación en la Tierra y en el Universo.

Imagen 3. Bob Tubbs. Dominio público.