3. Inmunidad humoral

Icono IDevice Diálogo
Imagen 33. Autor: Pr. Dr. Raynal. Licencia Creative Commons

- Una de las estupendas maquetas que vi en Valencia representaba a un anticuerpo.

- Ahora que ya sé qué son los anticuerpos, quiero saber qué células se encargan de fabricarlos y cuándo saben que lo tienen que hacer...


Icono IDevice Actividad

 

Imagen 34. Autor: Mikael Häggström. Dominio público

La inmunidad específica se basa en el reconocimiento de antígenos extraños por parte del organismo hospedador. La respuesta puede ser de tipo humoral o celular, pero ambas tienen lugar de forma simultánea con el fin de destruir la partícula antigénica.

  • La respuesta humoral está mediada por linfocitos B, que producen anticuerpos que neutralizan los antígenos.
  • La respuesta celular la realizan los linfocitos T, que no sólo destruyen ellos mismos las células extrañas, sino que también eliminan las células del propio organismo que se encuentran infectadas.

Icono de IDevice de pregunta Pregunta de Elección Múltiple
¿Cuáles crees que son las células que se encargan de fabricar los anticuerpos que nos defienden de la infección de agentes patógenos?
  
Plaquetas.
Linfocitos B.
Leucocitos basófilos y neutrófilos.

Pero dichas células, ¿se diferencian en otras células?
  
Sí, estas células se diferencian en células de memoria.
No, sólo se diferencian en un tipo de células.
Se diferencian en cinco tipos celulares más.

Activación de los linfocitos B

Ya recordarás del tema anterior que los linfocitos B se formaban en la médula ósea. Una vez allí, pasaban a los ganglios linfáticos, donde se activaban.

Hay que tener en cuenta que, al igual que los linfocitos T que participan en la respuesta celular, los linfocitos B poseen un receptor específico para un determinado antígeno, aunque nunca antes hayan estado en contacto con él.

Cuando se produce el contacto antígeno-anticuerpo, el linfocito B se transforma en células plasmáticas —que fabrican anticuerpos específicos contra ese antígeno y de esa forma lo neutralizan— y en células de memoria, que permanecen incativas hasta que otro contacto posterior con el antígeno las induce a fabricar anticuerpos, con lo cual la respuesta es más rápida. Es lo que se conoce como respuesta secundaria.

¿Cómo se produce la activación de esos linfocitos B en células plasmáticas? A través de linfocitos T, siendo el proceso, bastante complejo.

  1. Una célula presentadora del antígeno, por ejemplo un macrófago, fagocita el antígeno, lo procesa y lo presenta en la superficie de su membrana plasmática junto con una proteína especial denominada complejo mayor de histocompatibilidad.
  2. Un grupo de linfocitos T —linfocitos Th, colaboradores o helpers— reconoce el complejo anterior y se activan.
  3. A su vez, estos linfocitos Th activados son capaces de provocar que linfocitos B se activen y se transformen en células plasmáticas.

Puedes ver resumido este proceso en la siguiente animación.

Icono IDevice Para saber más

En los siguientes enlaces tienes más información sobre la activación de los linfocitos B:

  • Página de la Wikipedia sobre linfocitos B.
  • Página de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía sobre inmunidad.

Icono IDevice Objetivos
Imagen 36. Autor: llmari Karonen. Licencia Creative Commons

¿Sabes que tanto los linfocitos T como los B tienen una enorme cantidad de receptores en sus membranas que son capaces de reconocer millones de antígenos?

Pero no todos los linfocitos los presentan todas a la vez, sino que unos presentan unos receptores y otros linfocitos otros distintos.

Pero ¿cuándo se producen esos receptores?

Se originan de manera aleatoria, durante nuestro desarrollo embrionario.

Los linfocitos T y B, con sus millones de receptores, están en alerta, sin activarse, hasta que un antígeno se pone en contacto con su receptor específico y desencadena una respuesta inmune, generando más linfocitos del mismo tipo.

Es lo que se conoce como selección clonal.