4. Prevenir enfermedades con vacunas

Icono IDevice Diálogo
Imagen 19. Autor: Joseph R. Schmidt. Dominio público

- No sé por qué hay que vacunarse todos los años contra la gripe.

- En este caso, ¿no sirve sólo una vez?

- Creo que ha llegado el momento de saberlo y de explicárselo a mi madre.


Icono de iDevice Caso de estudio
Imagen 20. Autor: Centers for Disease Control and Prevention's Public Health. Licencia Creative Commons

Ya conoces, de la Unidad anterior cómo se descubrió la utilidad de las vacunas por parte de Jenner. También has estudiado la respuesta inmune en  el tema anterior. ¿Sabrías explicar cuál es el fundamento de cualquier vacuna?

Puedes descubrirlo en la siguiente página que contiene un documento sobre las vacunas (la información que necesitas la puedes localizar en la página 11).


Icono IDevice Actividad de Lectura
Imagen 21. Autor: Robbot. Dominio público

Lee este artículos sobre las vacunas y sus diferentes tipos: Tipos de vacunas según su origen.


¿Qué tipos de vacunas existen?



Icono de iDevice Caso de estudio

Imagen 22. Autor: United States Army. Dominio público
 
Ya adelantamos, cuando hablamos de la biotecnología, que una de sus aplicaciones era la de fabricar vacunas.
Puedes descubrir más información al respecto en esta página de la web vacunas.org.


Aplicando estas técnicas, ¿cómo crees que pueden ser las vacunas?

Icono IDevice Pre-conocimiento
Incluso se está hablando sobre la posibilidad de una vacunación genética, que consistiría en la preparación de vacunas que llevaran el ADN que codifica para un determinado antígeno; el organismo fabricaría los antígenos y, paralelamente, desencadenaría una respuesta inmune.

Icono de iDevice Reflexión

Escucha con atención la siguiente unidad sobre las vacunas de Skool. Puedes ir pasando de pantalla a pantalla con los botones que tienes abajo a la derecha. En la pantalla final te indican por qué hay que vacunarse todos los años de la gripe.

¿Puedes explicarlo tú?

Icono IDevice Importante

La vacunación se basa en la respuesta que se produce en el individuo ante el contacto con un antígeno o con sustancias extrañas.

Hay dos tipos de respuesta.

  • Respuesta primaria: ante el primer contacto con el antígeno, se generan anticuerpos en la sangre que van aumentando hasta una fase estacionaria en que disminuyen. Se forman IgM y IgG.
  • Respuesta secundaria: se produce cuando se detecta el anticuerpo por segunda vez. La respuesta es más rápida, hay mayor concentración de inmunoglobulinas y duran más tiempo en sangre. Aparecen las IgG. La respuesta que se produce indica que hay memoria inmunológica.

Cuando se inyecta una vacuna, nuestro organismo la reconoce y fabrica anticuerpos frente a ella, de forma que en este primer contacto se han formado linfocitos B, células plasmáticas y células de memoria. Cuando nuestro organismo se pone en contacto con el patógeno posteriormente, reacciona muy rápidamente fabricando anticuerpos y evitando que la enfermedad se manifieste.

Hay tres tipos de vacunas:

  • Atenuadas: contienen microorganismos vivos aunque debilitados (poliomielitis, sarampión).
  • Inactivas: contienen microorganismos muertos, es preciso suministrar una dosis mayor y dosis de recuerdo (rabia, difteria).
  • Acelulares: contienen partes del microorganismos (antígenos aislados) o productos generados por los microorganismos que son los que producen la toxicidad (tétanos, neumonía bacteriana).