Tema 3. Los dominios naturales europeos

INTRODUCCIÓN.


Imagen 01. Video introductorio sobre las regiones naturales. Fuente

 

Se denomina región o dominio natural a grandes superficies que poseen o presentan una serie de caracteres físico homogéneos, como pueden ser el clima, la altitud, los suelos, las aguas o la vegetación. A estos podemos añadir otros susceptibles de ser modificados o sustituidos por el hombre, caso de la fauna. Aunque el vídeo hace referencia a las grandes regiones naturales del globo te da una clara idea de los componentes de una región natural


Desde el punto de vista humano una región natural es un territorio vivido y precibido por sus habitantes. Actualmente y debido al rápido proceso de expansión de la globalización y las nuevas tecnologías, esta vivencia y percepción se está diluyendo, ya que el hombre cada es menos dependiente de la naturaleza o del medio y pierde con ello su identificación.


Hoy tanto las regiones naturales como los biomas (conjunto de comunidades biológicas que habitan en un determinado territorio donde el clima es similar) se han convertido en objeto prioritario de conservación de casi todos los países del mundo, porque en 1992 y en Río de Janeiro se firmó el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD) y los países firmantes se obligaron a respetar y proteger los medios naturales y el mantenimiento de las especies naturales que en ellos viven.


A lo largo del tema estudiarás como el hombre ha vivido, cultivado y criado ganado de idéntica forma en Gales, Galicia o Dinamarca, territorios pertenecientes al medio oceánico o atlántico europeo; también comprobarás como en Sicila, Grecia o Baleares la producción agrícola está fundamentada en el cultivo de la trilogía mediterránea (vid, cereal y olivo) y los frutales, y como los ganados extensivos de ovejas y cabras siguen siendo el complemento ganadero a las actividades agrícolas. Por último, y a modo de ejemplo, también podrás observar como los bosques caducifolios de hayas y robles se extienden por el litoral atlántico europeo y, por ejemplo, las encinas y las coníferas adaptadas a la sequía estival se desarrollan por todo el medio mediterráneo.