Repercusiones del turismo


Imagen 46. Turistas extranjeros por habitante. Fuente: INE. Autorizados usos educativos sin ánimo de lucro

En general el número de turistas por persona residente en España es similar al de Francia en (1,26, en 2002) y bastante inferior al de Italia (1,54). Sin embargo hay que tener en cuenta que el turismo no se reparte de forma homogénea en España, por lo que la presión es mucho mayor en las zonas propiamente turísticas, especialmente en los archipiélagos.

Vídeo 17. "Welcome to Spain". Fuente: Spain.info TV. De dominio público

EL IMPACTO DEMOGRÁFICO

El modelo turístico español de “sol y playa” origina la llegada de millones de turistas (extranjeros y españoles) al litoral español y a los archipiélagos en los meses de verano. Esto lleva consigo que la estructura demográfica de las zonas turísticas sea peculiar:

  • La fuerte demanda de servicios turísticos genera empleos, que en muchos casos son ocupados por inmigrantes extranjeros y españoles, lo que da lugar a estructuras menos envejecidas que la media española.
  • La oferta turística y las políticas de mejora de la misma están dando lugar a un fuerte desarrollo de las actividades del sector de la construcción (segundas residencias, hoteles, carreteras, aparcamientos, zonas de recreo, paseos marítimos, etc.), que genera empleos que también son ocupados en gran parte por población inmigrante.
  • La residencia durante unos días (en los meses de verano) de los turistas añade población a la de los residentes habituales, modificando la cantidad de habitantes, su estructura por edades (la mayor parte de los turistas son adultos y jóvenes), y los servicios que es necesario tener dispuestos para ellos.


EL IMPACTO SOCIAL DEL TURISMO

El turismo supone un fuerte impacto sobre la población que lo recibe, que se percibe en:

  • El empleo que genera y los suelos que ocupan compiten con otras actividades, generando modelos económicos de desarrollo “diferentes”.
  • La llegada de un buen número de personas con costumbres distintas, lenguas diferentes, etc. produce un fenómeno de influencia cultural que modifica costumbres entre la población local, produciendo comportamientos diferentes.
  • La estacionalidad del turismo permite lo que se puede denominar “turismo a tiempo parcial” esto es que una porción importante de la población que vive en lugares turísticos de dedique a estas actividades sólo en los períodos veraniegos, teniendo otras ocupaciones de las que obtener renta a lo largo del año. El resultado es un incremento en las rentas.


IMPACTOS TERRITORIALES DEL TURISMO

La necesidad de acoger a un importante número de personas y los cambios en las actividades económicas realizadas por los habitantes de estas zonas tienen fuertes repercusiones territoriales. En las zonas turísticas se aprecia:

  • Una elevada densidad en la construcción.
  • Una importancia “anormal” de las infraestructuras para el transporte (autovías,.carreteras, aeropuertos, aparcamientos, etc.)
  • Unos cambios en las proximidades de los lugares turísticos, que ahora se convierten en zonas de recreo: parques, complejos deportivos, superficies vegetadas, campos de golf, etc.
  • Cambios en las zonas de residencia de los habitantes habituales, que abandonan el centro de la localidad (por las incomodidades de la aglomeración y el alto precio del suelo) y se trasladan a las afueras.
  • Un fuerte desarrollo del sector terciario vinculado al turismo (comercio, hostelería y restauración...) que se instala en los centros abandonados por la población residente. La construcción y los espacios edificados sufren un fuerte impulso.
  • Las zonas próximas a las turísticas se convierten en lugares de abastecimiento de agua, alimentos, mano de obra, servicios, apreciándose:
    • Cambios en su entorno natural: aparición de pantanos, embalses, grandes viarios, etc...
    • Cambios socioeconómicos: mayor dependencia del turismo, con una revalorización de la agricultura, la aparición de mano demanda de mano de obra estacional o el desarrollo de las actividades de distribución.