1.1. El microclima urbano

EL MICROCLIMA URBANO


Vídeo 3. Fuente: ecologistas en acción, de dominio público

Imagen 2. Fuente: pntic.mec, autorizados usos educativos

En las ciudades se concentra una buena parte de los agentes contaminantes: las actividades industriales, los sistemas de transporte, los grandes mercados, los aeropuertos, la mayor parte del transporte privado, grandes masas de población, etc. son elementos altamente contaminantes. El resultado de esta mayor contaminación atmosférica es que las ciudades tienen un microclima propio, que se caracteriza por una temperatura ligeramente superior a la de su entorno. Cuanto más grande es esa ciudad y cuanto más cerca estemos del “centro” urbano, mayor es la temperatura.

Causas:

  • La concentración de edificios de una ciudad da lugar a una multiplicación de las superficies que reciben y almacenan energía solar.
  • Los materiales de los que está hecha la ciudad absorben lentamente el calor durante el día y lo liberan también lentamente durante la noche, originando unas temperaturas más elevadas durante el día (de 3 a 8ºC) y un mayor equilibrio térmico entre el día y la noche.
  • La morfología urbana, con sus calles, avenidas, etc. originan turbulencias del viento, modificaciones en su dirección, etc.
  • Las actividades humanas, especialmente aquellas que conllevan la combustión de hidrocarburos, como las calefacciones, los automóviles, etc., generan calor, partículas contaminantes que facilitan la condensación, y un pequeño efecto invernadero.
  • Los sistemas de drenaje de aguas (alcantarillas, etc.) de las ciudades hacen que la evaporación sea menor. La ausencia de zonas verdes colabora con ello.

En las ciudades se produce un efecto invernadero: en la ciudad aumenta la acumulación de energía solar durante el día, pero por la noche, cuando debería perderse esa energía, la atmósfera contaminada forma una cúpula que impide esa pérdida. De esta manera, las temperaturas de la ciudad (sobre todo de las zonas más contaminadas) son mayores que las rurales, la ciudad adelanta el temido cambio climático.

Icono IDevice Objetivos

Observa la imagen de arriba: por la noche, cuando el sol ya se ha puesto, la tierra se va enfriando, pierde el calor que ha acumulado durante el día. En las ciudades, sobre todo en el centro, donde más tráfico hay y donde calefacciones, aires acondicionados, etc. más contaminan, cuando no hace viento , se acumulan importantes cantidades de CO2 y otras partículas en la atmósfera. Cuando el calor sale de la tierra para perderse en la atmósfera es repelido por esa capa contaminante que actúa como un espejo que refleja esa radiación-calor hacia la superficie terrestre.

Este calentamiento del centro de las ciudades por las noches se denomina "isla de calor", porque el entorno rural de la ciudad tiene temperaturas más frías, y es mucho más importante en invierno que en verano porque, entre otras cosas, en cuando más calefacción se utiliza y cuando más tráfico circula.

Observa el mapa de abajo. Se trata del mapa de las temperaturas promedio en Zaragoza tres horas despúes de la puesta del sol. Se ve claramente como en la zona del centro hay una temperatura superior en 1,5ºC sobre la temperatura media, y como entre el centro y las afueras hay una diferencia de 3ºC.

Imagen 3. Fuente: Ayuntamiento de Zaragoza, autorizados usos educativos