Tema 2. La nueva arquitectura: del eclecticismo al modernismo

Durante el s. XIX no hay un estilo arquitectónico, sino que se suceden y conviven formas muy diferentes de abordar la arquitectura, fundamentalmente porque nos encontramos en una época en la que el mundo occidental está experimentando un gran cambio en todas sus características principales: el fin del antiguo régimen y de "los mayorazgos" supone el principio del fin de la aristocracia y el auge de una nueva clase social que controlará los nuevos medios de producción, la burguesía, cuyas motivaciones estéticas serán distintas, e irá accediendo y monopolizando poco a poco el poder político.

La revolución industrial irá modificando sustancialmente la sociedad y la economía, surge otra nueva clase social, el proletariado, que sólo cuenta con la fuerza de su trabajo e irá dando pasos en su organización y la defensa de sus intereses; la industrialización hace que las migraciones del campo a la ciudad sean enormes, y las ciudades se transformarán de manera radical, con una ocupación de los espacios interiores que hasta ahora estaban baldíos (huertas, jardines, conventos y monasterios, etc.) y con un cambio radical en su estructura, con las casas de vecindad y los edificios en altura, así como con la apertura de grandes calles que permitan una circulación más fluida acorde con las necesidades económicas del momento y que comuniquen distintas partes de la ciudad. Surgen nuevos barrios, extramuros, planificaciones de nuevos espacios, los ensanches, etc. También es el momento de la aparición de nuevos materiales que serán muy importantes en la construcción del s. XX, aunque ya darán sus primeras manifestaciones en este siglo XIX. Igualmente es importante el romanticismo, con su reivindicación de todo lo pasado, y los nacionalismos, que potenciarán las señas de identidad de los espacios que reivindican, reforzando así la ideología romántica.

En fin, se trata de un siglo convulso, en el que, por tanto, se mezclarán estilos e influencias, corrientes que siguen ancladas en el pasado y otras que buscan expresiones nuevas y diferentes, en el que las influencias, debido al gran auge del comercio y los intercambios, podrán llegar de todo el mundo. Por ello se habla de Eclecticismo, de mezcla y de simbiosis entre distintas influencias, pudiendo entenderse éste, como veremos, de diferentes maneras.