3.1. Organización racial: La desigualdad de las castas.

Fotografía en blanco y negro de Eduardo Galeano
Fotografía de Mariela de Marchi bajo licencia Creative Commons

"Dicen que fue el rey Manu quien otorgó prestigio divino a las castas de la India. De su boca, brotaron los sacerdotes. De sus brazos, los reyes y guerreros. De sus muslos, los comerciantes. De sus pies, los siervos y los artesanos. Y a partir de entonces se construyó la pirámide social, que en la India tiene más de tres mil pisos. Cada cual nace donde debe nacer, para hacer lo que debe hacer. En tu cuna está tu tumba, tu origen es tu destino: tu vida es la recompensa o el castigo que merecen tus vidas anteriores, y la herencia dicta tu lugar y tu función".

Eduardo Galeano: "Espejos, una historia casi universal"

Hemos elegido este párrafo del escritor uruguayo Eduardo Galeano porque creemos que es una forma muy poética, atractiva y clara de explicar qué son las castas y qué supone nacer dentro de una u otra: "tu origen es tu destino". Tremenda frase. De todos modos no queremos que te lleves a engaño, las castas de la India no son exactamente igual a las americanas durante su periodo español, pero sí tenían muchos elementos en común.

Familia mestiza. Pintura de casta de Perú

Mestizo, mestiza. Casta de Perú. 1770.
Archivo de Wikimedia Commons bajo licencia Creative Commons.

Antes de empezar a contarte cómo se organizaba la sociedad española del siglo XVIII creemos que es importante que conozcas un término que aparece en el título de este apartado y que es fundamental para entender lo que vamos a exponer: las castas. Quizá hayas oído hablar de estas castas en la televisión o hayas leído algo sobre ello, ya que este sistema social aun impera en algún país importante del mundo, como por ejemplo La India.

La RAE dice de las castas lo siguiente: “Grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás por su raza, religión, etc.”

Como ves no es una definición muy concreta, pero de ella ya podemos sacar una conclusión importante y es que la idea de casta está asociado indefectiblemente al de discriminación racial.

Icono IDevice Objetivos

Como te hemos indicado, el sistema de castas organizaba a la sociedad americana del siglo XVIII de forma clara e inamovible. Dependiendo del origen de cada uno, o más concretamente, del origen de sus padres, se le situaba en uno u otro punto, desarrollaba tal o cual tarea y tenía unas u otras opciones de vida.

El número de castas era enorme dependiendo, como te decimos, del origen del padre y de la madre y los nombres que se les daba era, cuando menos, llamativo.

Aquí te ponemos un vídeo en el que verás algunos de estos nombres acompañados de pinturas del momento (algunas las tienes en el tema, pero si amplias la pantalla del video las verás algo mejor). El vídeo sirve también para reivindicar el fin de la discriminación racial, un problema que, aun hoy, persiste en casi todo el mundo.

 


En la América española del siglo XVIII lo que nos encontramos es con una sociedad estratificada y jerarquizada, donde cada grupo tenía una función social definida según su riqueza y sus ingresos y donde las oportunidades de movilidad y ascenso social eran, para aquellos que no tuvieran la piel blanca, prácticamente nulas.

Icono IDevice Galería de imágenes
Muestra Imagen De la Puente. Peninsular
De la Puente. Peninsular
Muestra Imagen Manuel Hidalgo. Criollo
Manuel Hidalgo. Criollo
Muestra Imagen Luisa Cáceres. Criolla
Luisa Cáceres. Criolla
Muestra Imagen Cabrera Coyote. Mestizo
Cabrera Coyote. Mestizo

Pero no basta con entender el sistema de castas imperante para comprender como se vive en la América del XVIII. La sociedad estaba dominada por una elite de blancos, peninsulares o criollos, que tenían todas las cuotas de poder tanto económico como político.

Retrato de De la Puente en Perú.
De la Puente. Archivo Wikimedia Commons licencia C. C

Pero, ¿quién es quién en esta sociedad? Te lo explicamos:

1. Peninsulares: eran personas que habían emigrado desde la Península hacia América en busca de fortuna o sencillamente como alternativa a una vida que, en España, se les hacía especialmente dura. Esta emigración se producía desde todos los puntos de nuestro país, especialmente desde Canarias, Andalucía, Galicia, País Vasco y Navarra. El simple hecho de proceder de la Península ya les otorgaba unos beneficios sociales importantes. No todos los emigrados hicieron fortuna ni obtuvieron cargos importantes, pero sí es cierto que casi todos los cargos importantes y las personas que se enriquecieron eran peninsulares.

 

Retrato de la criolla Luisa Cáceres con elegante traje claro
Luisa Cáceres. Archivo de Wikimedia Commons bajo licencia C. C

2. Criollos: son los habitantes nacidos en América pero de padres españoles o de origen español. Estos van a conformar un grupo social fundamental para entender el proceso independizador que se desarrollará durante el siglo XIX. Durante el XVIII estos criollos van a ir adquiriendo cuotas de poder cada vez mayor a nivel económico y político. Las reformas administrativas de los Borbones y la venta de cargos (para recaudar dinero) permitieron a los criollos ir haciéndose con cargos dentro de la administración de los territorios, algo impensable pocos años antes. Esto permitió que los criollos aumentaran su poder político y con él, los deseos de independencia. Pero esto te lo explicaremos en el siguiente tema.

 

El mestizo Cabrera Coyote acompañado por una mujer y dos niños
Cabrera Coyote. Mestizo. Archivo de Wikimedia Commons bajo
licencia C. C

3. Mestizos: son los nacidos de una unión entre español e india. Forman un grupo social amplio que siempre intentó equipararse al elemento “blanco” de la sociedad americana: peninsulares o criollos. Sin embargo esta equiparación no llegó nunca a producirse, curiosamente porque fueron los propios criollos los que más se negaron a ello. Parece ser que el aumento en el número de mestizos fue lo que provocó el aumento del rechazo por parte del grupo de criollos privilegiados. Los mestizos fueron excluidos de las profesiones y gremios más importantes, de concesiones de títulos, del ingreso en la universidad, en algunas órdenes religiosas y, a los niños mestizos, en escuelas y colegios.

 

4. Las castas: Estaba formada por una diversidad de razas distintas a las que hemos visto anteriormente, muchos de ellos con nombres, cuando menos, curiosos (mulato, morisca, chino, salto atrás, tente en el aire, torna atrás…). Era el grupo social más pobre con nulas oportunidades socio–económicas. Fueron ellos los que ejercieron los oficios más ínfimos: cargador, herrero y, por supuesto, esclavos. Muchos de ellos formaban parte de mendigos y vagabundos que se movían por el campo y la ciudad.

Española y negro paseando con su hijo mulato
De negro y española sale mulato. 1780.
Archivo de Wikimedia Commons bajo licencia Creative Commons.

 

Icono IDevice Actividad

La sociedad americana del siglo XVIII estaba basada en un sistema de castas y de jerarquía en la que los puestos más altos estaba dominados por blancos y criollos y los más bajos por las castas más pobres y los esclavos.

Era, por lo tanto, un sistema básicamente discriminatorio.


No podemos hablar de la sociedad americana del siglo XVIII sin hablar de la esclavitud.

La trata de negros, como se conocía al comercio de personas de raza negra que se establece entre África y América, organizado por europeos, fue uno de los negocios clave dentro de la economía europea hasta su prohibición, que en España no se produjo hasta 1873. Los esclavos formaban parte, como podrás suponer, de la capa social más baja, sin posibilidad de ascender.

Su única posibilidad de ascenso era, a priori, la de su liberalización pero en muchas ocasiones las liberalizaciones se producían por incapacidad del esclavo para seguir trabajando, con lo que, cuando eran liberados, se convertían en mendigos sin recursos y, lo que es peor, sin opciones.

Aquí te presentamos un video en el que verás cómo se organiza la trata de negros prácticamente desde su inicio allá por el siglo XVI.

Icono IDevice Pre-conocimiento

Las castas eran claves para entender el funcionamiento de la sociedad americana del siglo XVIII. Ya has visto que dependiendo del origen de los padres, las personas recibían un nombre u otro. En realidad servían para jerarquizar la sociedad, para organizarla verticalmente, y en la parte más profunda se encontraban las castas. Pero las posibilidades eran enormes. Aquí tienes un ejemplo de ellos. Algunos de los nombres son, cuando menos, llamativos.

0. De español y española nacido en América, Criollo.

1. Español con india, Mestizo

2. Mestizo con española, Castizo

3. Castiza con Español, Española

4. Español con Negra, Mulato

5. Mulato con Española, Morisca

6. Morisco con Española, Chino

7. Chino con India, Salta atrás

8. Salta atrás con Mulata, Lobo

9. Lobo con China, Gíbaro (Jíbaro)

10. Gíbaro con Mulata, Albarazado

11. Albarazado con Negra, Cambujo

12. Cambujo con India, Sambiaga (Zambiaga)

13. Sambiago con Loba, Calpamulato

14. Calpamulto con Cambuja, Tente en el aire

15. Tente en el aire con Mulata, No te entiendo

16. No te entiendo con India, Torna atrás



Aquí te presentamos una imagen con todas las castas que había en la América colonial española. La hemos puesto como imagen ampliada para que, usando la lupa, observes mejor los nombres de cada una de ellas y las facciones y la vestimenta que llevaban. En cualquier caso no se observa con la calidad que desearíamos, pero creemos que puede servir para que te hagas una idea.

Es una imagen tomada del archivo de Wikimedia Commons bajo licencia Creative Commons.

AV - Pregunta Verdadero-Falso
Indica si las siguientes ideas son verdaderas o falsas.


La sociedad española del siglo XVIII era una sociedad dinámica en la que fácilmente se podía pasar de un grupo social a otro.

Verdadero Falso


La divisón jerarquizada, sobre todo con las castas, respondía a una necesidad de discriminar a los sectores no poderosos.

Verdadero Falso


Los mestizos provenían de una unión entre español y negra.

Verdadero Falso


La única posibilidad de ascenso social de un esclavo era a través de su liberación

Verdadero Falso