1. El ferrocarril: el símbolo de la modernización (y de su fracaso)

Icono de iDevice AV - Reflexión

Antes de comenzar el tema te vamos a hacer un par de preguntas. Sabemos que no es la forma habitual de iniciar un tema, pero ¿por qué no?

Observa los dos siguientes mapas (pulsa sobre las imágenes para verlos ampliados). Son las redes de ferrocarril del siglo XIX y las actuales. 

Red de ferrocarril española durante el siglo XIX
Red de ferrocarril en España durante el siglo XIX.
Archivo de Wikimedia Commons bajo licencia C. C
Red actual de ferrocarriles en España.
Archivo de Wikimedia Commons bajo licencia C. C

Una vez observados los dos mapas responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Crees que la red actual de ferrocarriles tiene alguna relación con la del siglo XIX? No olvides que debes razonar tu respuesta.
  • ¿Crees que España tiene una red de ferrocarril de calidad?

Sin duda una de las claves de la Revolución Industrial a ser el invento de la máquina de vapor, y con ella, la locomotora, que transformará absolutamente la forma de entender la vida de los habitantes del momento.

A continuación te ponemos un breve vídeo en el que podrás ver una introducción a la aparición del ferrocarril en España. Esperamos que lo disfrutes.

Icono IDevice Pre-conocimiento

La primera línea de ferrocarril que se construyó en la Península Ibérica fue la que unía Barcelona con Mataró, una línea de poco más de 20 kilómetros que se construyó allá por el año 1848. Sin embargo, ésa no fue la primera línea que se construía en España. La primera línea puramente española fue la que se construyó en el año 1837 y que unía La Habana con Güines, sí, en Cuba. Su construcción se realizó gracias a la tecnología y el capital estadounidense bajo el impulso de un industrial sevillano que pretendía mejorar el transporte de caña de azúcar en la zona occidental de la isla.

 

Ferrocarril en Cuba
Ferrocarril La Habana-Güines, Imagen de Comunidad El Pais.

Icono IDevice Objetivos

Si quieres saber algo más sobre la construcción de las líneas de ferrocarril en España durante el siglo XIX, puedes ver el siguiente vídeo de Artehistoria. En él verás el proceso de construcción de las distintas líneas desde el primer tren en 1848 hasta casi 1870, cuando gran parte del territoro peninsular ya está conectado con al capital del reino, según la planificación diseñada desde la administración.

 


Tren de época
Tren de época. Imagen de Historias de cronopios en Flickr bajo licencia CC

Durante el siglo XIX en casi toda Europa la construcción y desarrollo del ferrocarril fue sinónimo de crecimiento económico. En España también lo fue, entonces ¿Por qué ponemos en el título ese párrafo dedicado al fracaso de la industrialización? Pues para explicártelo hemos preparado este punto.

La construcción del ferrocarril en nuestro país se inicia en 1848 con la línea que une Barcelona con Mataró, poco más de 26 kilómetros. Pero el desarrollo real de la construcción de vía férrea en España se inicia con la Ley General de Ferrocarriles de 1855, gracias a la cual se construyen más de 4.000 Km.

Esta ley dota de una personalidad particular a las líneas de ferrocarril españolas del siglo XIX:

  • Crea una estructura radial de líneas en torno a la capital: Madrid
  • La ley basaba la construcción de vías férreas en concesiones que el estado daba. Estas concesiones iban subvencionadas, con lo que muchas de las líneas que se construyen no tienen que ver tanto con la viabilidad económica como con la subvención recibida. Esto provocó el aislamiento de algunas zonas como Galicia.
  • Casi ¾ partes de las inversiones en su construcción proceden de capital extranjero, especialmente francés. Sólo los empresarios catalanes invirtieron en las líneas férreas.
  • La orografía del terreno peninsular requería mayor potencia para sus locomotoras, lo que se solucionó construyendo locomotoras más anchas que, a su vez, requería un ancho de vía mayor que el del resto de Europa. Esto se convirtió en un error garrafal ya que aisló al ferrocarril español de Europa (algo que no se ha solucionado hasta la construcción del AVE).
Icono IDevice Objetivos

Te hemos preparado un documento en pdf en el que explicamos la importancia del capital extranjero en el proceso industrializador de nuestro país. Si quieres saber algo más sobre ello, pincha en el enlace que te ponemos a continuación:


Icono IDevice Pre-conocimiento
En este vídeo podrás ver y escuchar algo mucho más llano sobre el ferrocarril del siglo XIX: la vida de los maquinistas y fogoneros, las formas de viajar de la época, la configuración de los trenes, etc. Seguro que aprendes cosas curiosas e interesantes. ¡Disfrútalo!


Tren antiguo. Imagen de xabapuru en Flickr. licencia C.C

Como ves algunas de estas características ya hacen que, como dice el título, el ferrocarril sea símbolo de modernización del país, pero también de su fracaso. Pero hay una cuestión que explica aun mejor esta realidad: En Europa, el ferrocarril fue el gran motor de la industria gracias a que su construcción requería el desarrollo de industrias asociadas a él, sobre todo siderurgia y maquinaria y al gran capital que se movilizaba.

Sin embargo, en España esto no se da ¿Por qué? Pues porque las compañías que construyeron el país (mayoritariamente extranjeras, como ya has visto) podían traer todo el material sin pagar impuestos, lo que imposibilitó que la industria española se beneficiara de ello. Algunos historiadores dicen que fue la gran oportunidad perdida.

Pero hay una realidad que no siempre se dice y es que la industria española no tenía la capacidad suficiente para dar abasto a la cantidad de material y maquinaria que el ferrocarril exigía. Así que no toda la culpa la tenían los franceses, ingleses y belgas que construyeron nuestros ferrocarriles. Como dice Raymond Carr: “la construcción de los ferrocarriles sólo pudo vigorizar la economía en la medida en que la dotó de un sistema de comunicaciones adecuado y le proporcionó los salarios de los empleados en el trabajo de su construcción”.

En cualquier caso esto de lo que habla Carr ya supuso una mejora en sí misma, no al nivel de otros países, pero sí una mejora para un país como España. Los salarios de los obreros permitieron aumentar el consumo interno del país, algo que hasta el momento tenía poco valor en la economía española. Además, y como es obvio, el ferrocarril mejoró las comunicaciones tanto en mercancías como en pasajeros.

No podemos olvidar que la construcción del ferrocarril, sobre todo a partir de 1870, se unió también al crecimiento económico del país por la vía financiera. El capital que requería su construcción favoreció la aparición de bancos que financiaran dicha construcción.

Icono IDevice Actividad
  • El ferrocarril en España fue a la vez sinónimo de cierto crecimiento económico y de fracaso de modernización.
  • Gran parte del capital con el que se construyó provenía del extranjero.
  • A pesar de no haber supuesto el estímulo que sí supuso en otros países, el ferrocarril mejoró las condiciones económicas de nuestro país ya que motivó en algo el consumo interno, mejoró las comunicaciones y logró que algunos bancos comenzaran a hacerse fuertes con el apoyo financiero a su construcción.

Icono IDevice Información
Tendido ferroviario en 1865 - DPZ

 

Desde mitad de siglo (1855) Aragón, y especialmente Zaragoza, se beneficiaron de la llegada del ferrocarril y de la condición de zona de paso entre Madrid y Cataluña. Esta red viaría va a permitir conectar la economía aragonesa (recuerda que comentábamos que la agricultura se especializó y dependía de un mercado interregional y concretamente de la demanda de Cataluña) con la nacional.

El capital para la construcción del tendido ferroviario (que puedes ver en el mapa) fue aportado por capital catalán y francés (en menor medida también aragonés). El tendido articula el valle del Ebro, Jalón y Gállego: zonas de producción agrícola; en torno a estas áreas se crearán también industrias relacionadas con el sector alimentario (harineras primero, azucareras posteriormente).

Como puedes observar la mayor parte del territorio aragonés, gran parte de la provincia de Zaragoza, de Huesca y especialmente de Teruel queda sin tendido ferroviario y esta situación aún se sigue dando en gran parte de estos territorios.

El 1 de agosto de 1861 llegó a la estación del Arrabal la primera locomotora procedente de Barcelona y, como puedes suponer, fue un acontecimiento de primer orden para la ciudad.


Icono IDevice Objetivos

Si quieres saber algo más sobre la construcción de las primeras vías férreas aquí te presentamos un vídeo que te puede resultar interesante. Eso sí, en algún dato puede que se presente de una forma, digamos, optimista, pero en general es muy interesante. Esperamos que lo disfrutes.