Tema 2: La España de "la Restauración"

Alfonso XII Maria Cristina

1. Alfonso XII, imagen en
Wikipedia
, dominio público

2. Mª Cristina de Habsburgo,
imagen en Wikipedia, dominio público

En este tema vamos a abordar el estudio del periodo conocido como La Restauración, término que alude a la vuelta al poder en España de la Monarquía de los Borbones en la persona de Alfonso XII (pulsa en el enlace si quieres conocer un poco mejor a este personaje).

El artífice de esta vuelta a la monarquía borbónica fue Antonio Cánovas del Castillo (este nombre debe sonarte, recuerda que lo has estudiado en la Unidad 3, en el tema 2, como autor del Manifiesto de Manzanares que dio lugar a la la Revolución de 1854, La Vicalvarada, de la mano de O'Donnell y la Unión Liberal) quien hábilmente fue preparando la vuelta del rey desde el exilio.

Cánovas redactó el 1 de diciembre de 1874 un Manifiesto que Alfonso XII firmó desde Sandhurst, desde la Academia militar inglesa donde se encontraba realizando sus estudios, y donde el principe manifestaba sus intenciones. Pero los acontecimientos se precipitaron porque el 29 de diciembre el General Martínez Campos proclamó rey a Alfonso XII tras un pronunciamiento en Sagunto.

Esto iba contra las intenciones de Cánovas, quien hubiera preferido que la figura del monarca y por lo tanto la institución monárquica, no se viese vinculada a los pronunciamientos militares que tanto tuvieron que ver con el reinado de Isabel II, y que hubiese accedido por medios legales.

En la evolución de la Restauración podemos distinguir varias fases:

1. Reinado de Alfonso XII: hasta 1885.

2. Regencia de Mª Cristina: segunda esposa de Alfonso XII que actuará de regente durante la minoría de edad de Alfonso XIII (1902).

3. Reinado de Alfonso XIII: a partir de 1902, que estudiaras en otro tema de la siguiente Unidad.

Icono IDevice Actividad de Lectura

"He recibido de España un gran número de felicitaciones con motivo de mi cumpleaños, y algunas de compatriotas nuestros residentes en Francia. Deseo que con todos sea usted intérprete de mi gratitud y mis opiniones.

Cuantos me han escrito muestran igual convicción de que sólo el restablecimiento de la monarquía constitucional puede poner término a la opresión, a la incertidumbre y a las crueles perturbaciones que experimenta España. Díceme que así lo reconoce ya la mayoría de nuestros compatriotas, y que antes de mucho estarán conmigo los de buena fe, sean cuales fueren sus antecedentes políticos, comprendiendo que no pueda tener exclusiones ni de un monarca nuevo y desapasionado ni de un régimen que precisamente hoy se impone porque representa la unión y la paz.

No sé yo cuándo o cómo, ni siquiera si se ha de realizar esa esperanza. Sólo puedo decir que nada omitiré para hacerme digno del difícil encargo de restablecer en nuestra noble nación, al tiempo que la concordia, el orden legal y la libertad política, si Dios en sus altos designios me la confía.

Por virtud de la espontánea y solemne abdicación de mi augusta madre, tan generosa como infortunada, soy único representante yo del derecho monárquico en España. Arranca este de una legislación secular, confirmada por todos los precedentes históricos, y está indudablemente unida a todas las instituciones representativas, que nunca dejaron de funcionar legalmente durante los treinta y cinco años transcurridos desde que comenzó el reinado de mi madre hasta que, niño aún, pisé yo con todos los míos el suelo extranjero.

Huérfana la nación ahora de todo derecho público e indefinidamente privada de sus libertades, natural es que vuelva los ojos a su acostumbrado derecho constitucional y a aquellas libres instituciones que ni en 1812 le impidieron defender su independencia ni acabar en 1840 otra empeñada guerra civil. Debióles, además, muchos años de progreso constante, de prosperidad, de crédito y aun de alguna gloria; años que no es fácil borrar del recuerdo cuando tantos son todavía los que los han conocido.

Por todo esto, sin duda, lo único que inspira ya confianza en España es una monarquía hereditaria y representativa, mirándola como irremplazable garantía de sus derechos e intereses desde las clases obreras hasta las más elevadas......"

Suyo, afmo., Alfonso de Borbón.

 

Nork-Town (Sandhurst), 1 de diciembre de 1874

Tras haber leído parte del Manifiesto de Sandhurts intenta contestar las siguientes preguntas:

1. ¿A qué período de incertidumbre se refiere Alfonso XII?

2. "Por virtud de la espontánea y solemne abdicación de mi augusta madre...",¿A quién se refiere Alfonso XII?

3. ¿A qué instituciones se refiere Alfonso XII cuando dice: "está indudablemente unida a todas las instituciones representativas, que nunca dejaron de funcionar legalmente durante los treinta y cinco años transcurridos desde que comenzó el reinado de mi madre hasta que, niño aún, pisé yo con todos los míos el suelo extranjero"?




Icono IDevice Para saber más
Alfonso XII y Mª de las Mercedes
3. Alfonso XII y Mª de las Mercedes, imagen en Wikimedia Commons, dominio público

Alfonso XII se casó dos veces, la primera de ellas con su prima, Mª de las Mercedes de Orleans y Borbón, hija de los duques de Montpensier (23-I-1878), que murió de tifus unos meses después, y en segundas nupcias con Mª Cristina de Hasburgo.

Isabel II se opuso siempre a que se casara con su prima hermana, María de las Mercedes, de la que estaba muy enamorado. Puedes imaginarte lo que suponía en aquella época que un rey se casara por amor, como la gente del pueblo ...La reina murió antes de cumplir dieciocho años, a los seis meses de casada. Las fiebres tifoideas que se llevaron prematuramente a María de las Mercedes fueron provocadas por el agua contaminada por flitraciones de fosas sépticas de los pozos que abastecían el palacio sevillano de San Telmo, residencia familiar.

La desolación del rey ante la prematura muerte de Mª de las Mercedes fue grande, tanto, que abandonó La Corte para retirarse al Palacio Real de Riofrío. Este trágico romance tuvo también un importante impacto social. Pronto empezó a hacerse popular una coplilla basada en un antiguo romance español que incluso se usaba para los juegos de los niños (el corro). La letra de la tonadilla dice entre otras cosas:

«¿Dónde vas, Alfonso XII, / dónde vas triste de ti? / Voy en busca de Mercedes / que ayer tarde no la vi».

Aquí te dejamos dos enlaces, uno con la letra completa de esta coplilla y otro con la música de la misma. Ni que decir tiene esta dramática historia dió mucho tema para la copla española.