4. La crítica a las ideologías


Imagen de luisekdg en Flickr
En determinadas ocasiones habrás reflexionado sobre la repercusión en la mentalidad de las personas de factores como su pertenencia al ámbito rural o a la ciudad, la posición económica, el nivel cultural, la edad, etc. Parece claro que todo ello influye inevitablemente en la manera que uno tiene de divertirse o de entender el trabajo, las ideas que se tienen sobre las reglas que deben regir entre padres e hijos, o sobre cuándo y cómo debe realizarse el matrimonio, o qué es lo lícito en la vida sexual, por ejemplo. Imaginemos que el nieto se enoja al ser reprendido por su abuelo por no ir peinado correctamente, ¿podríamos determinar quién de los dos acierta sin tomar en cuenta la diferencia generacional? Para Marx el mundo de la conciencia va parejo al de las condiciones en las que se da nuestra vida material. No podemos entender las ideas o representaciones de una forma autónoma, sino en consonancia con las circunstancias en que se realiza nuestra vida.

Imagen en Wikimedia Commons
Para Marx, las formas de entender la realidad y los valores vienen determinados por las condiciones materiales en las que los seres humanos desarrollan su vida. Es en la estructura económica de una sociedad donde encontramos la explicación última de su forma de concebir la realidad. La ideología se constituye como un conjunto de creencias que dan una explicación de la realidad y orienta la conducta desde unos valores que se consideran deseables. Marx lleva a cabo un análisis de la ideología en un sentido crítico, refiriéndolo a una visión falseada de la realidad social que se encuentra en consonancia con los intereses de la clase dirigente. Los productos de la cultura humana elaborados en el contexto jurídico, político, filosófico, religioso o artístico constituyen y son elementos de una superestructura ideológica que busca explicar y justificar racionalmente el orden social imperante con la intención de perpetuarlo. Es el orden caracterizado por la propiedad privada de los medios de producción y la explotación económica, un sistema socioeconómico injusto y alienante que, desde la ideología, es presentado como un orden necesario.
Hegel hablando
Imagen en Wikimedia Commons

En el contexto de la crítica de las ideologías, entendido en el sentido anterior, Marx llevó a cabo una crítica de la religión, de planteamientos filosóficos como el idealismo hegeliano, o económicos,  como los de los representantes de la economía política inglesa.

Las relaciones existentes entre la estructura económica y la superestructura, así como los mecanismos del devenir histórico serán abordados en la tesis central del marxismo: el materialismo histórico.