3.1. La poesía de Rubén Darío

Icono IDevice Actividad de Lectura
 
 Imagen 8. Autor: Paul Cezanne. Dominio público.
 
"—Señor, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He tendido mis alas al huracán; he nacido en el tiempo de la aurora; busco la raza escojida que debe esperar con el himno en la boca y la lira en la mano, la salida del gran sol. He abandonado la inspiración de la ciudad malsana, la alcoba llena de perfumes, la musa de carne que llena el alma de pequeñez y el rostro de polvos de arroz. He roto el arpa adulona de las cuerdas débiles, contra las copas de Bohemia y las jarras donde espumea el vino que embriaga sin dar fortaleza; he arrojado el manto que me hacía parecer histrión, o mujer, y he vestido de modo salvaje y espléndido: mi harapo es de púrpura. He ido a la selva, donde he quedado vigoroso y ahíto de leche fecunda y licor de nueva vida; y en la ribera del mar áspero, sacudiendo la cabeza bajo la fuerte y negra tempestad, como un ánjel soberbio, o como un semidiós olímpico, he ensayado el yambo dando al olvido el madrigal.
 
He acariciado a la gran naturaleza, y he buscado al calor del ideal, el verso que está en el astro en el fondo del cielo, y el que está en la perla en lo profundo del océano. ¡He querido ser pujante! Porque viene el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mesías todo luz, todo ajitación y potencia, y es preciso recibir su espíritu con el poema que sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas de amor.
 
¡Señor, el arte no está en los fríos envoltorios de mármol, ni en los cuadros lamidos, ni en el excelente señor Ohnet! ¡Señor! el arte no viste pantalones, ni habla en burgués, ni pone los puntos en todas las íes. Él es augusto, tiene mantos de oro o de llamas, o anda desnudo, y amasa la greda con fiebre, y pinta con luz, y es opulento, y da golpes de ala como las águilas, o zarpazos como los leones. Señor, entre un Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida y el otro de marfil.
¡Oh, la Poesía!"

El 14 de agosto de 1892 desembarcó en Santander. Yo todavía era un imberbe con pretensiones de autor dramático. Y para mí era un desconocido. Fue Violeta quien me lo presentó años después.

—Mira, tengo un libro que te va a gustar.

—¿Sí, de quién?

—Es de Rubén, Rubén Darío, un poeta nicaragüense distinto a los que tú acostumbras a leer. Échale un vistazo.

Lo confieso. Lo hice por ella, para impresionarla, para gustarle. Pero el impresionado fui yo y fue aquel libro el que me sedujo hasta enamorarme. Investigué sobre su autor, su obra y, por supuesto, sobre él: Azul.



Icono IDevice Curiosidad
En 1898, Darío fue corresponsal en España de La Nación. Tras la pérdida de Cuba, manifiesta su posición antiimperialista de la siguiente manera:
"Acaba de suceder el más espantoso de los desastres; pocos días han pasado desde que en París se firmó el tratado humillante en que la mandíbula del yanqui quedó por el momento satisfecha después del bocado estupendo: pues aquí podría decirse que la caída no tuviera resonancia. [...] Hay en la atmósfera una exhalación de organismo descompuesto. [...] No está por cierto España para literaturas, amputada, doliente, vencida; pero los políticos del día parece que para nada se diesen cuenta del menoscabo sufrido, y agotan sus energías en chicanas interiores, en batallas de grupos aislados, en asuntos parciales de partidos, sin preocuparse de la suerte común, sin buscar el remedio al daño general, a las heridas en carne de la nación. No se sabe lo que puede venir."

Icono IDevice Objetivos
La Biblioteca Virtual Cervantes dedica al gran poeta una estupenda página web donde puedes recabar todo tipo de información.

Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco
Completa esta estrofa del poema Lo fatal, compuesto por Rubén a su amigo René Pérez, con las palabras que se te ofrecen:

Banco de palabras: pesadumbre, vivo, sensitivo, piedra, dolor, árbol.

Dichoso el , que es apenas ,
y más la dura porque esa ya no siente,
pues no hay más grande que el dolor de ser ,
ni mayor que la vida consciente.