2.1. El teatro cómico de los Álvarez Quintero

Icono de iDevice Reflexión
"Parece que fue ayer, en efecto, cuando los primeros aplausos que habíamos de oír en nuestra carrera literaria resonaron en el teatro de Cervantes, de Sevilla; aplausos benévolos, calurosos y alentadores con que aquel público, en el que se mezclaba alborozada y satisfecha toda la caterva estudiantil del Instituto sevillano, recibía un juguete cómico escrito por dos niños, y afirmaba así nuestra vocación y señalaba nuestro camino en la vida. Parece que fue ayer y henos aquí hoy, sin embargo, escribiendo el prólogo de nuestro Teatro Completo"
Icono IDevice Actividad de Lectura
La acción, en Andalucía:
Sevilla, calle Alminar.
Salita fresca y sombría;
menaje de buen pasar;
hora, la del mediodía.
Una puerta para entrar,
Ventana con celosía...
y pare usted de contar.
Imagen 5. Autor: Zuloaga. Dominio público

Aparece sola la estancia, y a poco salen Amparito y Doña Lía. La primera, muchacha de dieciséis o diecisiete primaveras —¡todos los años hay jovencitas de esta edad!—, se halla muy acicalada y compuesta: se conoce que espera a alguien; por la ventana, acaso. Doña Lía es una señora frescachona y muy charlatana. Confiesa cuarenta y ocho años; debe, por lo tanto, de tener cincuenta y dos o cincuenta y tres. Hablan las dos con el gracioso acento de la tierra.

AMPARITO: Pase usté, señora.

DOÑA LÍA: Muchas gracias. ¿De manera que su mamá ha salido?

AMPARITO: No hase ni dos minutos. No sé cómo no se la ha encontrado usté en la casapuerta. Si quiere usté esperarla...

DOÑA LÍA: Si no molesto, aguardaré un ratito.

AMPARITO: Siéntese usté.

DOÑA LÍA: Muchísimas gracias.

AMPARITO: ¿Usté es amiga de mamá?

DOÑA LÍA: No tengo ese gusto; venía a conoserla presisamente. Es desí, venía... ¡Ya verá usté a lo que venía! Claro que a conoserla, pero además venía... ¿Tardará mucho?

AMPARITO: No le puedo desí... Ha ido a la caye de Bailén a tomá informes de una criada...

DOÑA LÍA: ¡Ah! el disco diario... ¡Cómo está el servisio! ¡Cómo está el servisio de esta Seviya! ¡Cómo está ese ganao! Hay quien dise que son familia. Y sí que son familia, ¡porque dan una de disgustos! El domingo tuve que poné a una en el arroyo, porque, si no, me da un hervó de sangre... Bueno, yo soy muy vehemente, muy nerviosa... ¡Muy nerviosa! El agua de asahá es mi alimento... ¡Soy muy nerviosa! Y aquel demonio era contra mis nervios. ¡Qué fiera! ¡Qué tarasca! Susia, mal hablá, escandalosa... ¡atea!

AMPARITO: ¿Matea?


En este fragmento inicial del entremés ¿A qué venía yo? puedes observar todos los rasgos de las obras de los Álvarez Quintero. Este simplismo fue el que también produjo reacciones en contra de ellos.


Icono IDevice Objetivos
La labor artística de los Álvarez Quintero fue inmensa. Más de doscientas obras repartidas entre comedias, zarzuelas, sainetes... avalan su éxito.

Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco
Completa el texto con las palabras que se te ofrecen.

Banco de palabras: Sentimentalismo, andaluz, costumbrista, entremeses, intrascendente, características, popular.

Imagen 6. Autor: Luis García. Licencia Creative Commons

Las del teatro de los Álvarez Quintero pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Teatro breve e , principalmente sainetes, y juguetes cómicos.
  • Desaparece cualquier problemática de su asunto, en esencia, .
  • cursi en obras largas, como en el caso de Malvaloca (1912).
  • Tipificación del ambiente y sus personajes, con uso del habla que busca la sonrisa del espectador.