4. Valle-Inclán y el esperpento

Icono IDevice Actividad de Lectura
Imagen 9. Autor: Carmen05. Licencia Creative Commons
DON LATINO: Levántate. Vamos a caminar.
MAX: No puedo.
DON LATINO: Deja esa farsa. Vamos a caminar.
MAX: Échame el aliento. ¿Adónde te has ido, Latino?
DON LATINO: Estoy a tu lado.
MAX: Como te has convertido en buey, no podía reconocerte. Échame el aliento, ilustre buey del pesebre belenita. ¡Muge, Latino! Tú eres el cabestro, y si muges vendrá el Buey Apis. Le torearemos.
DON LATINO: Me estás asustando. Debías dejar esa broma.
MAX: Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato.
DON LATINO: ¡Estás completamente curda!
MAX: Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada.
DON LATINO: ¡Miau! ¡Te estás contagiando!
MAX: España es una deformación grotesca de la civilización europea.
DON LATINO: ¡Pudiera! Yo me inhibo.
MAX: Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas.
DON LATINO: Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato.
MAX: Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas.
DON LATINO: ¿Y dónde está el espejo?
MAX: En el fondo del vaso.
DON LATINO: ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo!
MAX: Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.
DON LATINO: Nos mudaremos al callejón del Gato.

Pocos escritores contemporáneos ofrecen una trayectoria vital dedicada casi exclusivamente al arte. Y nadie con la intensidad con que lo hará don Ramón María del Valle-Inclán. Así se entiende que fuera el centro de muchos comentarios de sus contemporáneos. ¿Por qué? ¿Encontramos alguna clave en el texto?


Icono IDevice Pre-conocimiento
Baroja nos deja esta anécdota sobre la personalidad de los miembros del 98. Se trata de un suceso ocurrido entre Unamuno y Valle-Inclán. Don Pío y don Miguel van por la Carrera de San Jerónimo y se encuentran con don Ramón. "Eran por entonces -dice Baroja- hostiles en teorías literarias y no se reconocían ningún mérito el uno al otro (...) Al encontrarse conmigo se pararon. Yo pensé, por su aspecto, que querían conocerse y hablarse; y les presenté el uno al otro; dimos unos pasos y de pronto, se desarrolló entre los dos escritores una hostilidad tan violenta y tan rápida, que en una distancia de ochenta o cien metros se insultaron, gritaron, se separaron y yo me quedé solo". Luego, veinte o treinta años más tarde, se hicieron amigos y me dijeron que se veían en el Ateneo".

Icono de iDevice Actividad de Espacios en Blanco
Completa el texto con las palabras que se te ofrecen.

Banco de palabras: galaico, grotesco, trayectoria, actividad, épocas, 1899, convencionales, originalidad, Capitán.

Los casi 30 años que abarca su teatral (su primera obra, Cenizas, se publica en y La hija del en 1927) verán un Valle-Inclán literariamente muy distinto, si se comparan muestras de las diversas . La en la localización de los escenarios de sus obras es una prueba esencial de esa . Partiendo de espacios , llegará a su recinto , para acabar convirtiendo a Madrid en escenario universal, pero , de una España a la que Valle-Inclán contempla desolada y muerta.
  

Icono IDevice Actividad
Imagen 10. Autor: Desconocido. Dominio público

En la trayectoria de Valle se pueden trazar distintas etapas:

El espacio gallego

Con su antigua nobleza y sus fuerzas telúricas, que van a acercar al héroe al primitivismo. Las tres obras que componen este ciclo, con un orden cronológico que no se corresponde con el temático, son Águila de blasón y Romance de lobos, de 1907, y Cara de plata, de 1922. Este mundo de la Galicia valleinclanesca se completa con otra obra: El embrujado, de inferior talla literaria.

La farsa como recurso dramático

En 1909 se estrena la Farsa infantil de la cabeza del dragón, superior a Cuento de abril (también de 1909). En 1911, aparece Voces de gesta, en 1913, La marquesa Rosalinda. El ciclo de la farsa continúa en 1920, con la Farsa italiana de la enamorada del rey y con la Farsa y licencia de la reina castiza, pórtico inmediato, junto con Divinas palabras, del esperpento.

El esperpento

En 1920 la obra de Valle-Inclán sufre una profunda transformación. Cinco obras, cuatro de teatro, ven la luz pública. Las cuatro constituyen una especie de testamento literario que cierra una etapa. El propio Valle bautiza a su criatura con el nombre de "esperpento". El primero , Luces de bohemia, se publica por primera vez ese año. Aparece en la revista España en entregas semanales, pero reaparecerá en forma de libro en 1924, con una serie de variaciones literarias y algunos añadidos importantes. La obra es un paseo nocturno, alucinante, por el mundo de la bohemia madrileña, que tiene poco de brillante, como el mismo Valle-Inclán observó. Para afrontar la lectura de Luces de bohemia te vendrá muy bien este esquema de la estructura de la obra. En él observarás la precisión casi milimétrica del planteamiento escénico y temático de Valle-Inclán, que hace desfilar a sus personajes por el Madrid nocturno, representativo de los ambientes y poderes de la época, modulando la "caída" de Max Estrella en una progresiva toma de conciencia en la que es esencial el personaje del preso anarquista con el que coincide en la escena VI, pero que pespuntea la obra.

Un año después, la revista La Pluma publica Los cuernos de don Friolera, que ridiculiza uno de los aspectos sagrados de la tradición española, el honor.

Esta línea de desmitificación de aspectos culturales hispánicos se completa con Las galas del difunto (1926), publicada con el título El terno del difunto, y donde el mismo Valle-Inclán hizo el papel de doña Brígida, criada de doña Inés en el drama romántico. El ciclo del esperpento se cierra con una obra que ofrece implicaciones de crítica política: La hija del capitán, aunque publicada en 1927, sufrirá la prohibición de la Dirección General de Seguridad hasta 1930. Se trata de una sátira contra la dictadura del general Primo de Rivera.

Pero, aunque cerrado el ciclo, el esperpento se enriquece con la publicación en 1927 del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, que incluye dos melodramas para marionetas, La rosa de papel (1924) y La cabeza del Bautista (1924), y otras dos piezas, Ligazón (1926) y Sacrilegio (1927), pertenecientes al bloque literario denominado autos para siluetas.


Icono IDevice Objetivos
Para conocer la personalidad y obra de Valle es imprescindible tener una documentación amplia.