Tema 4. Edipo rey, de Sófocles

María ha recordado que hace unos años estuvo con unos amigos en el Festival de Teatro Clásico de Mérida y asistió a la representación de El mito de Edipo rey en el teatro romano. Se trataba de una versión un tanto libre de la tragedia Edipo rey, de Sófocles.

Imagen 1. Teatro romano de Mérida. Autor de la imagen: Håkan Svensson (Xauxa).
Creative Commons.

Ahora que conoce mejor la literatura clásica de la antigua Grecia, María ha decidido adquirir este libro para comenzar a formar su biblioteca personal. Acude a la biblioteca de su barrio para pedirle consejo a su amigo Juan, el bibliotecario, sobre la edición que puede comprar. Hay mucho donde elegir y la traducción varía notablemente de unas versiones a otras, por lo que Juan le aconseja dos que poseen una traducción fiable con introducción y notas aclaratorias que facilitan la lectura y, además, son fáciles de encontrar y bastante baratas:

Sófocles, Edipo rey (edición y traducción de Enrique Cano Cuenca). Madrid: Cátedra, 2009.

Sófocles, Edipo rey (presentación de María Rosa Lida; traducción de Assela Alamillo). Madrid: Gredos, 2010.

Juan también le indica que existen varias versiones digitales:

- Texto on line de Edipo rey en Wikisource

- Texto en pdf de Edipo rey en la Biblioteca

En este Tema 4 acompañaremos a María en su lectura y analizaremos distintos aspectos de la obra que ha escogido:

  • Edipo rey en su contexto histórico-literario y en la producción literaria de Sófocles
  • Las fuentes en que se basa su argumento: el mito de Edipo.
  • Los temas de la obra y las interpretaciones posibles. Su trascendencia cultural y artística.
  • Análisis de los personajes de la obra.
  • Principales aspectos de la técnica dramática y el lenguaje empleados.

Además, en la tarea te propondremos que completes una guía de lectura para que puedas comprobar que has comprendido la obra.

 

¡Date prisa en conseguir tu libro, que empezamos!
Icono de iDevice Reflexión

Antes de comenzar con la lectura de Edipo rey, te proponemos que leas esta información sobre la época en que vivió Sófocles y sobre distintos aspectos de la vida, la personalidad y la obra de este autor:

Imagen 2. Sófocles. Copia romana. autor de la imagen: Sailko. Creative commons.

"La vida de Sófocles, nacido hacia 497-496 a.C. y fallecido en 406-405 a.C. se desarrolla entre los años que separan las victorias contra los persas y la catástrofe de la guerra del Peloponeso. En ellos, la democracia ateniense alcanza su apogeo bajo Pericles; después el marcado personalismo de su colosal figura dejó un vacío insalvable a su muerte, acontecida en la peste que asoló Atenas al comienzo de la guerra contra Esparta. En esa época, el arte griego alcanza una relación mimética irrepetible con las ideas contemporáneas de naturaleza y divinidad, generando algo que los siglos posteriores siempre añorarán como uno de los paraísos perdidos de la historia humana. Atenas se convierte en la encarnación de la civilización frente a la barbarie.

Quizá sean el teatro ático y la Acrópolis de Atenas, coronada por el Partenón, los más perfectos testimonios que conservamos de estos ideales colectivos y ambos están precisamente ligados con festividades religiosas propias de la ciudad e íntimamente vinculadas con su vida.

Sófocles vivió una época convulsa y llena de esplendor y extrajo de ella la enseñanza de que, a pesar de todo el incremento externo del poder, la caída y la destrucción siempre acechan. Él mismo es un ejemplo de esa tensión: un hombre cuya felicidad y alegría de vivir eran proverbiales en Atenas, amado en su ciudad por su carácter afable y piadoso, que logra, como ningún otro autor, enseñarnos el más profundo desarraigo y extrañamiento del mundo y crear las más trágicas figuras del teatro ático. En cuanto a su modo de componer y a su mecánica teatral, sabemos que Sófocles introdujo una serie de innovaciones escénicas frente a sus predecesores como la intervención de un tercer actor en escena, lo que redujo la importancia del coro en sus tragedias, la introducción de elementos escenográficos y la supresión de la composición trágica en trilogías.

De los ciento veinticuatro títulos de obras que conocemos de Sófocles -entre tragedias y dramas satíricos- sólo conservamos siete completas: Áyax, Las Traquinias, Antígona, Edipo rey, Electra, Filoctetes y Edipo en Colono, y un considerable número de fragmentos, entre ellos muchos de un drama satírico, Los rastreadores, que nos muestran el talento cómico y la cara jovial del poeta.

Sófocles tomó parte en treinta certámenes trágicos y obtuvo el premio en dieciocho ocasiones. No obstante, el Edipo rey, considerada por Aristóteles la más sublime obra de la tragedia griega, obtuvo sorprendentemente un segundo premio. Recibió invitaciones de diversas cortes reales, pero, a diferencia de Esquilo o Eurípides, las rechazó por "amor a Atenas". El pueblo apreciaba realmente el talento del poeta trágico y sabía reconocer la profunda síntesis entre tradición y novedad que caracterizaba sus dramas. Tal fue su reconocimiento entre todos los griegos que el general espartano Lisandro, durante el asedio de Atenas, cesó las hostilidades y permitió que pasaran los restos mortales del poeta en el último viaje al panteón familiar."

JORGE CANO CUENCA, "Sófocles, ciudadano feliz y poeta trágico"
(Introducción a Edipo rey, Madrid, Cátedra, 2009. Páginas 18-21; adaptación).

¿Podrías resumir las ideas y los datos fundamentales para contextualizar a Sófocles en su marco histórico-cultural y literario?

Icono IDevice Actividad de Lectura

Para recordar las características de la tragedia griega, que se manifiestan de forma magistral en Edipo rey, lee la siguiente intervención del SACERDOTE al principio de la obra:

Imagen 3. La plaga de Tebas, de Charles Francois Jalabert. Autor de la imagen: Ravenous. Dominio público.

SACERDOTE.-¡Oh Edipo, que reinas en mi país! Ves de qué edad somos los que nos sentamos cerca de tus altares: unos, sin fuerzas aún para volar lejos; otros, torpes por la vejez, somos Sacerdotes -yo lo soy de Zeus1-, y otros, escogidos entre los aún jóvenes. El resto del pueblo con sus ramos permanece sentado en las plazas en actitud de súplica, junto a los dos templos de Palas2 y junto a la ceniza profética de Ismeno3.

La ciudad, como tú mismo puedes ver, está ya demasiado agitada y no es capaz todavía de levantar la cabeza de las profundidades por la sangrienta sacudida. Se debilita en las plantas fructíferas de la tierra, en los rebaños de bueyes que pacen y en los partos infecundos de las mujeres. Además, la divinidad que produce la peste, precipitándose, aflige la ciudad. ¡Odiosa epidemia, bajo cuyos efectos está despoblada la morada Cadmea4, mientras el negro Hades5 se enriquece entre suspiros y lamentos! Ni yo ni estos jóvenes estamos sentados como suplicantes por considerarte igual a los dioses, pero sí el primero de los hombres en los sucesos de la vida y en las intervenciones de los dioses. Tú que, al llegar, liberaste la ciudad Cadmea del tributo que ofrecíamos a la cruel cantora6 y, además, sin haber visto nada más ni haber sido informado por nosotros, sino con la ayuda de un dios, se dice y se cree que enderezaste nuestra vida.

Pero ahora, ¡oh Edipo, el más sabio entre todos!, te imploramos todos los que estamos aquí como suplicantes que nos consigas alguna ayuda, bien sea tras oír el mensaje de algún dios, o bien lo conozcas de un mortal. Pues veo que son efectivos, sobre todo, los hechos llevados a cabo por los consejos de los que tienen experiencia. ¡Ea, oh el mejor de los mortales!, endereza la ciudad. ¡Ea!, apresta tu guardia, porque esta tierra ahora te celebra como su salvador por el favor de antaño. Que de ninguna manera recordemos de tu reinado que vivimos, primero, en la prosperidad, pero caímos después; antes bien, levanta con firmeza la ciudad. Con favorable augurio, nos procuraste entonces la fortuna. Senos también igual en esta ocasión. Pues, si vas a gobernar esta tierra, como lo haces, es mejor reinar con hombres en ella que vacía, que nada es una fortaleza ni una nave privadas de hombres que las pueblen.

 

1. Zeus: rey de los dioses del Olimpo.
2. Palas: Atenea Palas, diosa de la sabiduría y de la estrategia militar.
3. Ismeno: Apolo Ismeno, dios que dio nombre al río beocio.
4. morada Cadmea: Cadmo fue el héroe que fundó Cadmia, que posteriormente sería Tebas.
5. Hades: dios de los muertos y del inframundo.
6. la cruel cantora: monstruo con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de ave que sembraba el terror, la miseria y la muerte en Tebas; los tebanos debían resolver los enigmas (tributo) que ella cantaba; cuando Edipo consiguió resolver su acertijo "¿Qué ser provisto de voz es de cuatro patas, de dos y de tres?", liberó definitivamente a Tebas.

¿Qué características de la tragedia griega de las que estudiaste en el Tema 2 se pueden apreciar en este fragmento?



Icono IDevice Para saber más

Puedes ampliar la información sobre el contexto histórico, cultural y artístico en el que se inscribe Edipo rey en esta página sobre la Historia de la antigua Grecia.

Si quieres, completa tus conocimientos sobre la vida, la obra y la ideología de Sófocles.

En la entrada que la Wikipedia dedica a Sófocles, puedes ir pulsando en los enlaces de sus tragedias para conocerlas mejor: Antígona, Edipo Rey, Áyax, Las Traquinias, Filoctetes, Edipo en Colono y Electra.