Tema 3. El teatro posterior a la II Guerra Mundial

A medida que se extendían las salas de cine, algunas voces agoreras pronosticaron la muerte del teatro. No solo no sucedió eso, sino que el teatro goza de una vitalidad constantemente renovada por nuevas generaciones de autores, actores, directores y, por supuesto, espectadores.

Sin embargo, el teatro no tiene tan amplia difusión como la novela, ya que las representaciones llegan necesariamente a un público más restringido y los lectores no suelen adquirir obras de teatro contemporáneas. Por eso, María desconoce las tendencias actuales de este género, aunque haya acudido a alguna representación teatral en su ciudad y, de vez en cuando, aproveche los viajes a Madrid para acudir a espectáculos que no llegan a las provincias.

En este tema intentaremos dar una idea sintética sobre las principales corrientes de la escena en la época posterior a la II Guerra Mundial, y también sobre los autores más importantes, entre los que figuran varios premios Nobel y algunos intelectuales cuya obra es clave para entender nuestra época.

Icono IDevice Curiosidad

Hey Girl!, del autor italiano Romeo Castellucci, ha sido representada, entre otros sitios, en el Teatro María Guerrero de Madrid. Es una obra ilustrativa de cierto teatro actual, en la que la música, el arte y los elementos audiovisuales forman una atmósfera, un conjunto que aspira a ir más allá de la escena tradicional.

El propio autor explica así la génesis de la obra:

"La inspiración para el título de esta obra surgió cuando, mientras esperaba en un cruce, vi a un grupo de muchachas que esperaban en una parada de autobús. Llevaban mochilas llenas e iban maquilladas. Cada una de ellas esperaba su propio autobús. Todo aquel espacio alrededor de ellas. No hablaban unas con otras. No se miraban.

Mientras esperaba a que el semáforo se pusiera en verde, en aquel instante me vino el título de esta obra. Desde aquel momento no he hecho otra cosa que perseguir esas dos palabras. Esperé. Y esperé algo más. No sé qué sucedió después de aquello; pero creo que tiene que ver con el retrato de un corazón humano.

Se despiertan, se levantan y se preparan para salir. Salen. Fin de la historia.

Podría durar un día, o todo un año, como un calendario".

Esperamos que este vídeo te pueda servir de iniciación a un tema en el que vamos a ver distintas tendencias, unas más rupturistas, otras más conservadoras, pero todas ellas interesantes:


Icono IDevice Importante
En el teatro posterior a la Segunda Guerra Mundial distinguiremos las siguientes tendencias:
  • El existencialismo, que dio lugar a una importante producción teatral. Jean-Paul Sartre, Albert Camus y Jean Genet fueron algunos de los autores más representativos.
  • El teatro del absurdo, en que se suprime la lógica en las acciones y los diálogos para representar únicamente la incoherencia y la irracionalidad de la vida humana. Los utores más relevantes de esta tendencia son Samuel Beckett y Eugène Ionesco.
  • El teatro experimental, que nace a partir de los nuevos caminos abiertos por el teatro del absurdo. A partir de los años sesenta cobraron cada vez más importancia elementos como la escenografía, la incorporación de medios audiovisuales o la interacción con el público. Algunas géneros propios del teatro experimental son el happening, improvisación realizada en un lugar público, en la que se busca la participación de los espectadores, y la performance, que es una representación en la que se intenta romper las fronteras entre distintas artes: pintura, escultura, vídeo, teatro... Entre los autores del teatro experimental, cabe destacar los nombres de Fernando Arrabal , Peter Weiss y Peter Handke, además de grupos de teatro independiente que crean y montan sus propias obras.
  • El teatro poético y simbolista, que continúa la tendencia iniciada a principios de siglo con autores como Jean Cocteau y Jean Anouilh.
  • El teatro realista, que se presenta con enfoques diversos en Europa y en Estados Unidos, como se podrá comprobar al conocer las obras dramáticas del italiano Darío Fo, del británico John Osborne o de los estadounidenses Tennessee Williams y  Arthur Miller.