Tema 4. Matemáticas, juegos,... fortuna: ¡Campana y se acabó!

Terminamos la cuarta unidad con un tema muy parecido al que acabamos de ver.

En el tema anterior hemos visto como muchos sucesos se pueden expresar por variables aleatorias, pero hasta ahora, sólo hemos visto variables aleatorias discretas, y si recuerdas, cuando empezamos el tema 3 de la unidad, dijimos que había dos tipos de variables, las discretas y las continuas. Pues bien, le ha llegado la hora a estas distribuciones, a las continuas. Del mismo modo que entre las variables discretas hemos introducido el modelo binomial, entre las variables continuas vamos a introducir un modelo al que se ajusta un gran número de variables de nuestro entorno. Este modelo se va a llamar distribución normal, y su nombre se debe ni más ni menos a que la gran mayoría de variables que se refieren a aspectos físicos, psicológicos, sociológicos, biológicos, económicos, etc. se ajustan a este modelo, o sea, que lo normal, es que sea una variable normal.

No sabemos si el curso pasado llegaste a estudiarlo, pues era el último de la última unidad. Si fue así  te va a resultar muy fácil y si no, no te preocupes que vamos a tratar lo fundamental y lo más básico que tienes que saber y utilizar. Eso sí, ten en cuenta que este tema es fundamental para muchos de los temas que quedan por venir en las dos próximas unidades.

Antes de meternos en faena vamos a intentar sacarte una sonrisa. ¿Te suena la frase que da título al tema? Bueno, la respuesta depende un poco de la edad que tengas.

Corresponde a uno de los míticos programas de la televisión española, el programa concurso de Chicho Ibáñez Serrador, "123 Responda otra vez", y era la frase que las supertacañonas decían cada vez que el tiempo se les acababa los concursantes cuando estaban en la primera parte del concurso, la de las preguntas. Pulsando sobre el reproductor puedes escucharla.

 

Y en este vídeo, si te pica la nostalgia, puedes recordar un poco como era el concurso: