Tema 2. Sacando Conclusiones


Como Guillermo de Baskerville en la película "El nombre de la rosa", el objetivo básico de la Inferencia Estadística es hacer inferencias o sacar conclusiones sobre la población a partir de la información contenida en una muestra aleatoria de  la población.

Cualquier inferencia o conclusión obtenida de la población, necesariamente, estará basada en un estadístico muestral, es decir, en la información proporcionada por la muestra

Las inferencias sobre el valor de un parámetro poblacional, como la media de una población μ, se pueden obtener básicamente de dos maneras: a partir de la estimación o a partir del contraste de hipótesis.

En este tema, como en el anterior, nosotros vamos a estudiar la estimación estadística, que se divide en dos grandes grupos: la estimación puntual  y la estimación por intervalos. La  estimación puntual consiste en obtener un único número calculado a partir de las observaciones muestrales, y que es utilizado como estimación del valor del parámetro μ.  Se le llama estimación puntual porque a ese número, que se utiliza como estimación del parámetro μ, se le puede asignar un punto sobre la recta real.  En la estimación por intervalos se obtienen dos puntos (un extremo  inferior y un extremo superior) que definen un intervalo sobre la recta real, el cual contendrá con cierta seguridad el valor del parámetro μ. 

Icono IDevice Curiosidad
imagen de Karl Pearson
Imagen de Karl Pearson en Wikimedia Commons

Karl Pearson (Londres 27 de marzo de 1857- Londres, 27 de abril de 1936) fue un prominente científico, matemático y pensador británico, que estableció la disciplina de la estadística matemática. Desarrolló una intensa investigación sobre la aplicación de los métodos estadísticos en la biología y fue el fundador de la bioestadística.

En 1901, junto con Galton y Walter Frank Raphael Weldon, fundó la revista Biometrika, desde entonces una de las más importantes en el campo de la estadística.

En 1911 creó el primer departamento de estadística en la Universidad de Londres, en el que Pearson incorporó el laboratorio biométrico y el laboratorio de Francis Galton.

Cuando Einstein -de 23 años- comenzó un grupo de estudio sugirió que el primer libro a leer debía ser La Gramática de la Ciencia, de Pearson. Este libro trataba sobre varios temas que más tarde se convirtieron en parte de las teorías de Einstein y otros científicos.

Pearson aseveró que las leyes de la naturaleza son relativas a la habilidad perceptiva del observador. La irreversibilidad de los procesos naturales, decía Pearson, es puramente una concepción relativa. Un observador que viaja a exactamente la velocidad de la luz vería un eterno momento, o una ausencia de movimiento.