Tema 4. Sistemas hidráulicos


En función del contexto en que se utilice, el concepto de "hidráulica" puede definirse de varias maneras. En nuestro caso, dentro del contexto de la mecánica de los fluidos, entenderemos la hidráulica como la parte de la física que estudia el comportamiento de los fluidos.

La palabra hidráulica proviene del griego, hydor, y trata de las leyes que están en relación con el agua. En rigor pues, cuando el fluido empleado sea aceite (derivado del petróleo) deberíamos de hablar de oleohidráulica.

El vocablo hidráulica se utiliza para definir a una tecnología de ámbito industrial que emplea el aceite como fluido y energía, y que está íntimamente relacionada con las leyes de la mecánica de los fluidos.

Por si fuera poca la confusión, además, tenemos dos vocablos más, hidrostática e hidrodinámica. La hidrostática trata sobre las leyes que rigen a los fluidos en reposo, mientras que la hidrodinámica trata sobre las leyes que rigen sobre los fluidos en movimiento, englobándose ambos vocablos dentro de la mecánica de fluidos.

Algunos ejemplos, de los muchos en que la tecnología hidráulica está presente son:

  • Máquinas herramientas, sujeción de piezas, movimientos de avance de las herramientas de mecanización, desplazamiento de la mesa de trabajo en rectificadoras, fresadoras,...
  • Prensas, compresión y sujeción de piezas, movimientos de separación,...
  • Maquinaria de obras públicas, sistemas de prensado, sujeción, elevación y manipulación de cargas,...
  • Vehículos, cambios automáticos, elevación y traslación de cargas, frenos,...
  • Aeronáutica, trenes de aterrizajes retráctiles, movimiento de alerones, flaps, timones,...
  • Grúas y robots, elevación, trasladoy manipulación de cargas,...
Imagen 1. Recurso propio
Icono IDevice Curiosidad
El primer mecanismo hidráulico del que se tiene noticia, fue descrito por Arquímedes en el siglo III a.c. por lo que se le conoce como tornillo de Arquímedes. Sin embargo este sistema había sido utilizado anteriormente por los asirios durante el reinado de Senaquerib durante la construcción de los jardines de Babilonia, en el siglo VII a.c.
 
El mecanismo consiste en un tornillo sinfín que gira en el interior de un cilindro hueco y con el que se consigue elevar el agua de una canalización hasta cotas superiores.