Tema 2. Frigorífico doméstico

La refrigeración es el método de conservación más generalizado tanto a nivel doméstico como en el ámbito industrial, no produce modificaciones en los alimentos, hasta el punto que los consumidores entienden que los alimentos frescos son en realidad refrigerados.

Imagen 01. redcoon. © Imagen 02. redcoon. ©

La refrigeración consiste en la conservación de los productos alimenticios a baja temperatura, aunque por encima de la temperatura de congelación, así se consigue mantener las características organolépticas y el valor nutricional de los alimentos en comparación con los valores del inicio del almacenaje. Por este motivo se considera que los alimentos frescos refrigerados son saludables.

La actividad de los microorganismos patógenos y de las enzimas (proteínas activas) de los microorganismos y de los propios alimentos se ralentiza, retrasándose la degradación de sus componentes, por lo que éstos se conservan más tiempo.

Los microorganismos patógenos son incapaces de multiplicarse por debajo de 8ºC, aunque para garantizar la detención del proceso es más conveniente mantener los alimentos por debajo de 5ºC.

Los alimentos no se mantienen inalterados, de forma que el tiempo de conservación varía de unos a otros, considerándose que en el interior de un frigorífico con una temperatura entre 0 y 8ºC, el tiempo de conservación será el que se indica en la tabla.