Biología y Geología
4º - Biología y Geología
1. La célula, unidad de vida

Todos los seres vivos están constituidos por células.

La célula es la parte más pequeña viva capaz de desempeñar las funciones de un ser vivo: nutrición, relación y reproducción.

Por su pequeño tamaño, el descubrimiento de la célula y de sus componentes no se produjo hasta la invención del microscopio.

A partir de este hallazgo, durante los siglos XIX y XX se desarrolla la teoría celular.

Esta teoría puede resumirse en las siguientes afirmaciones:

  • La célula es la unidad estructural de los seres vivos, ya que todos los seres vivos están formados por una o más células.
  • La célula es la unidad funcional de todos los seres vivos, puesto que la célula lleva a cabo todas las funciones vitales (nutrición, relación y reproducción).
  • Toda célula procede de otra célula preexistente y se origina por la división de esta última.
  • La célula es la unidad genética de todos los seres vivos. La célula contiene el material hereditario a través del cual transmite sus características a la generación siguiente.
En consecuencia, la célula se puede definir como la unidad estructural, funcional y genética de todos los seres vivos.
El descubrimiento de la célula

El descubrimiento de la célula se debe a Robert Hooke quien en 1665, usando un microscopio muy simple, observó láminas de corcho. Así, descubrió que tienen una estructura en forma de celdillas como las de un panal de abejas. A estas celdillas se les llamó células.
Poco después, en 1674 Anthony Van Leeuwenhoek descubrió células vivas y microorganismos en leche y líquidos en descomposición.
Posteriormente y gracias al perfeccionamiento del microscopio y al descubrimiento de técnicas para teñir preparaciones, se descubrieron las estructuras celulares.
Así, Robert Brown, en 1831, descubrió el núcleo celular. Purkinje, en 1838, llamó protoplasma al líquido que llena la célula. El botánico Schleiden, en 1838, afirmó que todos los vegetales están formados por células y en 1839 Schwann afirmó que todos los animales están formados por células. Virchow, en 1855, estableció que toda célula proviene de otra preexistente.