Biología y Geología
4º - Biología y Geología
2. La actividad humana y el medio ambiente
El ser humano forma parte del ecosistema terrestre. En este sentido, somos un ser vivo más dentro del ecosistema de la Tierra: dependemos de los recursos existentes (oxígeno para respirar, agua, suelo, materiales...), interactuamos con otras especies, ejercemos cierta influencia en el medio....
 
Pero nuestra especie es diferente a las demás. El desarrollo social y tecnológico y nuestra capacidad para manipular el ecosistema en nuestro provecho ha hecho que la influencia que ejercemos sobre el medio se haya ido incrementando a lo largo del tiempo y su impacto sea, en ocasiones, mayor y más negativo que otras especies.
  
El ecosistema terrestre, al igual que otros ecosistemas maduros, para mantenerse en equilibrio, necesita que haya procesos de autorregulación: si el ser humano perturba el ecosistema, éste se verá afectado y se producirán cambios, de diferente importancia, que pueden modificar su estructura.
 
Dos han sido los factores desequilibrantes de los ecosistemas, desde el punto de vista del ser humano: el desarrollo tecnológico y la explosión demográfica. La explosión demográfica ha traído consigo una sobreexplotación de los recursos, que ha tenido un gran efecto en el medio ambiente.
 
Estos efectos son, en numerosas ocasiones, negativos. Los denominamos impacto ambiental.
Las principales actividades que el ser humano desarrolla para satisfacer sus necesidades son: la industria, la minería, la agricultura, la ganadería, la pesca, las actividades urbanas (generación de residuos) y las  obras públicas.
 
 
De todos modos, el impacto del ser humano sobre los ecosistemas no se da por igual en todo el planeta. Hay zonas y ecosistemas que son más frágiles a los cambios, y además el consumo es mayor en los países más desarrollados que en los que están en vías de desarrollo. El mundo desarrollado cuenta con el 20% de la población, pero consume un 80% de los recursos, mientras que en los países en vías de desarrollo se encuentra el 80% de la población pero disponen del 20% de los recursos.
 
Lo importante es saber cómo funciona el medio en el que vivimos, que dependemos de los recursos que nos ofrece y que debemos tratar de mantenerlo y limitar el impacto que ejercemos sobre él.
La huella ecológica

Es el área productiva (cultivos, bosques, etc) que se necesita para obtener los recursos que consume y procesar los deshechos que genera una persona.

Calcula tu huella ecológica