Gobierno de Aragón
Lengua Castellana y Literatura
1º - Lengua Castellana y Literatura
Hablar y escribir

En mayor o menor grado, los hablantes deberíamos ser capaces de cambiar de registro lingüístico para adaptarnos a las diferentes situaciones comunicativas. No obstante, la competencia lingüística depende de muchas variables: el grado de instrucción, el estudio y conocimiento de la lengua, el aprecio por la misma, el ingenio...

La lengua coloquial se da en un contexto informal, familiar y distendido. Es la que, independientemente de la profesión o estatus social del hablante, se utiliza en la conversación natural y cotidiana. Podemos decir que es la variedad más utilizada de la lengua y se caracteriza, en general, por ser espontánea, relajada y expresiva.

La lengua vulgar es propia de hablantes con un escaso nivel de instrucción. El insuficiente dominio del lenguaje da lugar a errores e incorrecciones que empobrecen considerablemente el uso de la lengua.

En nuestra forma cotidiana de hablar, solemos usar un lenguaje llano, pero en determinadas situaciones se impone un uso selectivo del lenguaje. La lengua culta es una variedad del lenguaje con un alto grado de formalidad. Se manifiesta claramente en la lengua escrita (tratados, ensayos...), pero esto no signifca que no se den situaciones comunicativas en las que sea necesario su uso: discursos políticos, sentencias jurídicas...

En la Unidad 1 de este bloque, Palabras para vivir, ya mencionamos los diferentes registros que utilizamos cuando nos comunicamos. Sabemos que los
mensajes que transmitimos se dan de distintas formas, según el lugar donde nos encontramos y con quiénes nos estamos comunicando: unas veces en la calle y otras en la casa, en el centro educativo, etc.

Por eso, hablamos o escribimos de formas distintas, es decir, utilizamos diferentes registros. Incluso en el curso de un mismo día debemos emplear diferentes registros, según la situación en la que nos encontremos.

En consecuencia, siempre debemos tener en cuenta a nuestro interlocutor (por su edad, nivel cultural...), así como el contexto en que nos encontramos (una reunión de amigos, una clase, una conferencia, etc.) y el tema que estamos tratando (deporte, política, cine, etc.)