1.1. Reproducción asexual

La reproducción asexual se caracteriza porque la descendencia posee las mismas características que el progenitor, ya que se forma apartir del cuerpo de éste.
Si cortas el tallo de una planta y lo introduces en agua durante varios días, el fragmento comienza a formar raices. Cuando están desarrolladas podemos plantarlas en una maceta. Habremos obtenido una planta nueva.
La multiplicacion vegetativa es una forma de reproducción asexual
Imagen 3. Fuente propia.
Este mecanismo de reproducción asexual se conoce como multiplicación vegetativa. No están implicados órganos especializados y para originar una nueva planta sólo se necesita la presencia de tejido meristemático.
Las ventajas que presenta la reproducción asexual son su simplicidad y rápidez, que permite generar muchos individuos en poco tiempo. Su principal desventaja es la falta de variabilidad genética de los descendientes que son idénticos al progenitor, lo que supone un inconveniente si el medio cambia.
Icono IDevice Actividad
Las características de la reproducción asexual son:
  1. Sólo necesita un individuo.
  2. No existen células especializadas en la reproducción (gametos).

Existen diferentes tipos de reproducción vegetativa que realizan las plantas. Los más importantes son:
  • Rizomas. Son tallos subterráneos que se disponen horizontalmente. Presentan yemas y hojas escamosas. Los tallos acumulan sustancias nutritivas que permiten a la planta sobrevivir durante la época desfavorable. Algunas plantas que poseen rizomas son el jengibre, los lirios, el sello de Salomón, etc.
Imagen 4. Fuente J Hard bajo licencia Creative Commons.
  • Tubérculos. Son tallos subterráneos ensanchados. Almacenan grandes cantidades de sustancias de reserva alimentaria en la planta. Presentan en su superficie yemas (ojos) a partir de las que brotan nuevas plantas. Un ejemplo sería la patata.

Imagen 5. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.
  • Bulbos. Son tallos subterráneos cortos y aplanados con una yema central con forma de disco que está rodeada de hojas carnosas cargadas de reservas alimentarias. La yema desarrolla una nueva planta y las hojas más externas del bulbo forman otros bulbos más pequeños (bulbillos). Ejemplos de plantas con bulbos son la cebolla, el tulipán, el narciso, etc.

Imagen 6. Fuente J. pérez bajo licencia Creative Commons.
  • Estolones. Son tallos aéreos que se disponen horizontalmente sobre el suelo (tallos rastreros) y que poseen yemas separadas de las cuales se generan nuevas plantas que enraízan en el suelo. Un ejemplo lo tenemos en la planta de la fresa.

Imagen 7. fuente Cesar Donaire bajo licencia Creative Commons.
  • Esporas. Es la forma más habitual de reproducción asexual en plantas, que alternan con la reproducción sexual. Son estructuras unicelulares que son capaces de desarrollar en condiciones favorables una nueva planta. Se pueden formar por mitosis o meiosis en los esporangios presentes en el esporofito u organismo formador de esporas. En las plantas sin flor las esporas son liberadas y originan un gametofito. En las plantas con flor no se desprenden del esporofito y forman un gametofito minúsculo dentro de la flor.

Imagen 8. fuente Unex bajo licencia Creative Commons.
En algunas ocasiones se desarrollan nuevas plantas a partir de la raíz y de las hojas. Este hecho ocurre en los chopos. Las raíces presentan yemas adventicias que desarrollan tallos aéreos. Otras plantas, como el kalanchoe, poseen este tipo de yemas en los bordes de las hojas y desarrollan una planta completa.
Imagen 9. Autor Green bajo licencia Creative Commons.

 

Icono IDevice Pre-conocimiento
Los agricultores utilizan la capacidad de las plantas de reproducirse asexualmente. Existen diferentes técnicas que aprovechan la reproducción asexual. Entre ellas destacan:
  • Formación de esquejes. Consiste en cortar un trozo de tallo, hoja o raíz y enterrarla o ponerla en agua para que forme raíces.

Imagen 10 . Fuente clipart bajo licencia Creaative commons.
  • Formación de acodos. Consiste en doblar una rama joven y enterrarla en parte, sin separarla de la planta madre. Cuando enraice se corta la unión con la planta madre.

Imagen 11. Fuente propia.
  • Realización de injertos. Consiste en unir al tallo de una planta (pie) un esqueje o brote de otra planta (injerto). De esta forma se puede aprovechar las cualidades de dos plantas en una sola. Esta técnica sólo se realiza en plantas jóvenes y de especies próximas.
Imagen 12. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Icono IDevice Objetivos
Hoy en día existen técnicas que permiten crear plantas genéticamente iguales (clones), cultivando pequeños fragmentos de una planta, e incluso, células de algunos tejidos vegetales. Lás células cultivadas en medios artificiales forman callos celulares. Estos callos desarrollan plantas nuevas que pueden ser utilizadas en jardinería, en repoblaciones, etc. El enlace de más abajo proporciona un guión completo de diferentes técnicas de cultivo in vitro.

cultivos in vitro


Pregunta Verdadero-Falso


1. Una espora es una célula que puede originar un individuo completo sin necesidad de unirse a otra célula.

Verdadero Falso


2. El tubérculo de la patata se forma en el extremo de las raices.

Verdadero Falso


3. Los lirios se pueden reproducir mediante una especie de bulbos.

Verdadero Falso
Pregunta de Selección Múltiple
En la imagen inferior:

 

Imagen 13. Fuente propia

 

El número 1 señala a un bulbo.
El número 2 señala a un rizoma.
El número 3 señala un estolón.