1.1. Adaptaciones fisiologicas

Podemos encontrar animales en ecosistemas con condiciones extremadamente diversas. Sin embargo, cada grupo de animales está adaptado a ambientes muy concretos y no es capaz de sobrevivir en otros.
 
De entre las imnumerables adaptaciones fisiológicas, vamos a describir las más importantes:
  • Adaptaciones a la temperatura.
  • Adaptaciones a la cantidad de luz.
  • Adaptaciones al tipo de alimento.
  • Adaptaciones al sustrato.

Adaptaciones a la temperatura

Imagen 3. Fuente M.Thyssen bajo licencia Creative Commons.

Al igual que el oso de la imagen 3, los animales que viven en ambientes fríos desarrollan mecanismos para resistir las bajas temperaturas. Los animales endotermos (mamíferos y aves) desarrollan estructuras que mantienen el calor corporal (pelo y plumas) y acumulan grasa en su cuerpo para poder quemarla.

Los animales exotermos, al no disponer de un control de la temperatura interno deben ralentizar su actividad al máximo, refugiándose en sitios donde la temperatura sea favorable para ellos. Es lo que se conoce como letargo.

Adaptación a la cantidad de luz

Otros animales han adaptado su cuerpo a vivir en la oscuridad. Para ello han modificado algunas estructuras sensoriales y sus ritmos biológicos. Las aves rapaces nocturnas, como el búho, son un ejemplo; presentan ojos muy grandes y su oido está extremadamente desarrollado, de modo que pueden localizar a sus presas en la oscuridad.


Imagen 4. Fuente Snowyowl bajo licencia Creative Commons.

Generalmente los animales que desarrollan su actividad por la noche o en penumbra siguen dos vías de adaptación. O bien atrofian los órganos de los sentidos que no pueden utilizar, o los modifican para que sean más sensibles a la escasez de luz.

Las pupilas de los sapos, gatos y otros vertebrados nocturnos son diferentes de las de los vertebrados diurnos.

Imagen 5. Fuente Javier López bajo licencia Creative Commons.

Otros animales desarrollan otros sentidos como el tacto o el oido cuando la visión no se puede utilizar, para compensar la falta de visibilidad. Este el caso de los topos.

Imagen 6. Fuente Zoph bajo licencia Creative Commons.

Adaptación al tipo de alimento

Los animales, como organismos heterótrofos que son, han tenido que adaptar su cuerpo a un tipo de alimentación concreta. Para conseguir el alimento, han debido adaptar los órganos de ingestión y desarrollar distintas estrategias Hay dos tipos de alimentación:

  • Macrofágica
  • Microfágica.

La alimentación macrofágica se da en los animales que seleccionan el alimento. Entre los Vertebrados es típica de depredadores y carroñeros en los que se modifican los aparatos bucales para obtener el alimento. Por ejemplo, podemos encontrar la modificación de los dientes en funciones concretas, desarrollo de picos especializados, desarrollo de glándulas venenosas que ayudan a capturar a la presa y digerirla, desarrollo de zarpas, garras, potentes musculaturas preparadas para la carrera, etc.

Entre los Invertebrados se da en algunos grupos de insectos. Estos han desarrollado aparatos bucales con diversas adaptaciones. Así, tenemos aparatos bucales de tipo masticador, como los de los saltamontes, escarabajos, etc. o el aparato picador-chupador de los mosquitos.

Imagen 7. Fuente Biodidac bajo licencia Creative Commons.

La alimentación microfágica se produce en animales que no seleccionan el alimento. Es típica de especies que se nutren de líquidos, de animales filtradores, y de los herbívoros. Para este tipo de alimentación también se necesitan estructuras adecuadas.

Los insectos han desarrollado dos tipos aparatos bucales adaptados a la alimentación micrófaga: el aparato lamedor de las moscas y el chupador de las mariposas en el que las mandibulas se han tranformado en una estructura llamada espiritrompa.

Imagen 8. Fuente Biodidac bajo licencia Creative Commons.

Otro ejemplo de adaptación a la microfagia es la formación de redes filtradoras como las barbas de las ballenas, que tamizan el agua ingerida para obtener de ella el plancton que le sirve de alimento.

Los animales herbívoros de gran tamaño han desarrollado dientes especiales que aplastan la masa vegetal que ingieren y han adaptado su aparato digestivo para aprovechar mejor ese tipo de alimento, como en el caso de los rumiantes.

Adaptación al sustrato

Los animales dependen del sustrato en el que viven para capturar el alimento, buscar pareja para reproducirse, etc. La capacidad de moverse en el medio determina la facilidad con la que se realizan estas funciones, por lo que las adaptaciones al sustrato van ligadas al modo de locomoción del animal.

Hay animales sésiles, es decir que viven fijos a un sustrato, por lo que deben recurrir a estrategias que les permitan obtener el alimento. Por ello desarrollan estructuras que mueven el medio que les rodea, para que así les llegue la materia de la que se alimentan. Del mismo modo, han adaptado la fisiología de su aparato reproductor para realizar fecundación externa.

Imagen 9. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Los animales de vida libre presentan distintos tipos de locomoción (acuática, aérea y terrestre) en función del medio donde viven.

Locomoción acuática

La locomoción en medio acuático es diferente dependiendo de la profundidad. Así distinguimos los siguientes tipos de animales: planctónicos, que viven flotando en la superficie, nectónicos, que viven moviéndose en el agua y bentónicos que viven en el fondo.

Podemos hablar de tres formas de movimientos:
  • Movimientos de flotación. Desarrollado por los tres tipos de animales, aunque son los nectónicos los que los han desarrollado mejor. Para ello, han conseguido disminuir el peso corporal, modificando la densidad de algunos órganos, por medio del desarrollo de cámaras aéreas o pneumatóforos y el aumento de su masa adiposa, más ligera que el agua, como sucede con los cetáceos (ballenas) y las focas.
Imagen 10. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.
  • Movimientos de fondo. Son típicos de animales bentónicos que se mueven de forma muy similar a la que se realiza en el medio terrestre.
Imagen 11. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.
  • Movimientos de natación. Permite a los animales desplazarse en la masa de agua mediante movimientos musculares que pueden ser de dos tipos:
    • Contráctiles. Se trata de un movimiento de impulsión logrado al expulsar agua a través de estructuras sifonales. Es típico de medusas y Moluscos Cefalópodos.


    Video 1. Fuente Shark diving club bajo licencia Creative Commons.
    • Ondulatorios. Se produce por la contracción de músculos dispuestos por todo el cuerpo del animal, que adquiere una forma fusiforme con tendencia al alargamiento. Además se desarrollan partes del cuerpo como las aletas que sirven para mantener el equilibrio.


    Video 2. Fuente Mateocha bajo licencia Creative Commons.

Locomoción terrestre

La locomoción en el medio terrestre es diferentes según existan extremidades o no.

Los animales sin extremidades, deben contraer la musculatura corporal para desplazarse. Este tipo de locomoción es típica de anélidos y de otros gusanos (platelmintos, nematodos, etc.).

Los animales con extremidades tienen el cuerpo separado del suelo y han adaptado el aparato locomotor a la marcha en la que las extremidades avanzan alternando su movimiento. En algunas ocasiones, las extremidades presentan modificaciones como uñas, digitaciones laminares que les permiten trepar por superficies verticales, etc.

Imagen 12. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Locomoción aérea

Solamente ha sido conseguida por tres grupos de animales: Insectos, Aves y Mamíferos. Este tipo de locomoción se conoce con el nombre de vuelo y necesita de estructuras especiales para poder desplazarse en el medio aéreo.

Imagen 13. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Los insectos lo han conseguido a través de la modificación de placas dérmicas laminares que se encuentran muy vascularizadas e inervadas. En el caso de las aves, las extremidades anteriores se han recubierto de plumas (alas) y han aligerado el esqueleto para facilitar el vuelo. En el caso de los Mamíferos, los murciélagos han desarrollado una membrana interdigital en sus extremidades anteriores conformando una estructura llamada patagio análoga a las alas de las Aves.

Pregunta de Selección Múltiple
Las medusas presentan muchas adaptaciones. Señala las que consideres que posee una medusa.
adaptaciones a la natación.
adaptaciones a la alimentación macrofágica.
adaptaciones a la vida bentónica.
adaptaciones a la flotación