1. Formación del suelo

Fíjate en la imagen:

Imagen 2. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Estas observando un corte en el terreno que te da una idea aproximada de lo que es el suelo. A pesar de la aparente profundidad de la imagen, la sección no tiene más de unos cuantos decímetros de espesor. Sobre ella se asientan los vegetales que encontramos en el terreno realizando su ciclo vital.

En la imagen también puedes observar la roca meteorizada, por debajo de la capa donde se encuentran las raíces. El conjunto de fragmentos de roca más o menos alterados que forma un suelo se denomina regolito. Está formado únicamente por sedimentos procedentes de la roca que se encuentra inmediatamente por debajo (roca madre) y sobre él, actúan el aire, el agua y los seres vivos que producen su continua transformación y evolución.

Icono IDevice Pre-conocimiento
El suelo sólamente ocupa el 6'3% del área total del planeta.

Pregunta Verdadero-Falso
Indica si la siguiente afirmación es verdadera o falsa.


Regolito es un sinónimo de suelo.

Verdadero Falso

El proceso de formación de un suelo se denomina edafogénesis o pedogénesis. La formación del suelo comienza bien con la alteración de la roca madre in situ, bien por la alteración de sedimentos procedentes de la erosión de otras rocas acumulados en la zona. El proceso de meteorización origina el regolito que facilita la infiltración del agua en el terreno y su aireación. Estos fenómeno permiten la colonización progresiva del regolito por parte de seres vivos. Esta colonización se inicia con bacterias, hongos y líquenes como el de la imagen inferior, que favorecen la meteorización biológica del regolito.

Imagen 3. Fuente Mossaiq bajo licencia Creative Commons.

La progresiva alteración física, química y biológica del regolito permite que sea más apto para nuevas especies vegetales (plantas superiores) que se instalan en el suelo y que atraen a diferentes clases de animales que componen la fauna del suelo (lombrices, insectos, etc.). Los restos de los seres vivos que mueren se incorporan en forma de materia orgánica al suelo y es transformada por organismos descomponedores (hongos y bacterias) en humus.

Icono IDevice Actividad
El suelo es una fina capa superficial sobre la que viven los vegetales, formada por materia mineral, aire, agua y materia orgánica.

Por tanto la formación de un suelo es un proceso dinámico que origina una serie de cambios a través del tiempo que determinan la madurez del suelo, tal y como muestra la imagen inferior:
Imagen 4. Fuente ISFTIC bajo licencia Creative Commons.

Con el paso del tiempo el espesor de un suelo es cada vez mayor y podemos observar la aparición de diferentes capas u horizontes.

Fíjate en la siguiente imagen:
Imagen 5. Fuente Fortgirl bajo licencia Creative Commons.

En esta sección de suelo podemos ver claramente marcados varios horizontes edáficos. En un suelo maduro se pueden diferenciar tres horizontes desde la superficie hasta la roca madre:

  • Horizonte A o de lixiviación o de lavado. Es el más superficial, y se caracteriza por su color oscuro, debido a que en él se acumula la materia orgánica procedente de la descomposición de los organismos que viven en el suelo. Además, el agua que se infiltra provoca procesos de disolución, que arrastran iones hacia capas más profundas.
  • Horizonte B o de acumulación. Es la capa en la que se produce el depósito de iones procedentes del horizonte A, por eso tiene un color que varía del pardo al rojo. Se caracteriza por la abundancia de componentes minerales, que pueden ser tanto arcillas, producto de la meteorización de la roca, como sales precipitadas (carbonato cálcico e hidróxidos de hierro).
  • Horizonte C. Es la capa dispuesta directamente sobre la roca. Está constituido mayoritariamente por fragmentos más o menos alterados de ésta.
  • Horizonte R o roca madre.

El proceso de formación de los tres horizontes lo puedes ver en la siguiente animación:


Animación. 1. Fuente Proyecto Biosfera bajo licencia Creative Commons.

Los horizontes de los suelos son utilizados para clasificarlos.

 

Icono IDevice Actividad
El lavado o lixiviado del agua de infiltración es el reponsable de la formación de diferentes horizontes o capas en un suelo.