2. Componentes del suelo.

Este invierno ha sido un poco diferente al de otros años. Ha llovido con mayor intensidad de lo normal e incluso ha nevado. Es una buena noticia, el agua es fundamental para los cultivos. Si sigue así, podré realizar la siembra en el momento adecuado para obtener una buena cosecha. Es curioso observar la nieve sobre los campos. En esta zona, nada más que el sol calienta se deshace, se filtra por el terreno acumulándose en el interior del terreno. La superficie puede parecer seca pero si excarvas en el suelo aflora la humedad.

Imagen 5. Fuente batintherain bajo licencia Creative Commons.

 

En los suelos los componentes se encuentran en los tres estados de la materia. Así distinguimos:

Componente gaseoso. Formado por el aire que ocupa los huecos entre los sedimentos. Es una mezcla formada por los gases desprendidos de la respiración de la fauna y flora edáfica.

Componente líquido. Está formado por diferentes iones (sulfatos, nitratos, calcio, hierro, magnesio, etc.) procedentes del regolito disueltos en el agua de lluvia. Es el componente utilizado por la flora del suelo para su nutrición.

Componente sólido. Es el componente mayoritario y está formado por la materia mineral (fracción inorgánica) y orgánica (fracción orgánica). La fracción inorgánica son minerales que proceden del regolito. Está formado por silicatos, minerales presentes en las arcillas y otros compuestos como el carbonato cálcico, haluros, etc. La fracción orgánica constituye el mantillo o humus. El humus se transforma por acción de bacterias y hongos en una serie de sustancias de naturaleza coloidal que interaccionan con los minerales originando complejos organominerales que determinan la estructura y textura de los suelos.

Imagen 6. Fuente winwanddine bajo licencia Creative Commons

 

Fíjate en la siguiente imagen:
Imagen 7. Fuente John!!! bajo licencia Creative Commons.

El color que presenta un suelo nos permite saber qué sustancias son las que lo componen en su mayoría:

Si el color del suelo es oscuro, como el de la imagen superior, nos indica que posee una gran cantidad de humus, y que el suelo es rico en sustancias nutritivas para las plantas. Si el color del suelo es rojo (imagen inferior), nos indica que hay gran aporte de hierro, y óxidos del mismo.

Imagen 8. Fuente goosmurf bajo licencia Creative Commons.

Si el color es amarillo, hay gran presencia de limonita. Si el suelo tiene un color blanquecino, indica que hay precipitación de sales. Si el suelo tiene un color gris o azulado, y el clima es húmedo, nos indica que hay presencia de hierro y que éste ha sido reducido por falta de filtración; y si el clima es seco nos indica que hay poco humus.

Icono IDevice Actividad
El suelo está formado por materia mineral, materia orgánica, aire y agua, de cuyas proporciones va a depender su estructura y textura.

Icono IDevice Pre-conocimiento
Algunos muestreos realizados por edafólogos en tierras de cultivo con una capa de humus estable han descubierto que en promedio aparecen los siguientes seres vivos en su interior por m2:
  • 4 billones de bacterias y hongos.
  • 500000 flagelados.
  • 200000 ácaros.
  • 100000 colémbolos.
  • 80000 oligoquetos.
  • 80 lombrices de tierra.
Estos datos dan idea de la enorme actividad biológica existente en una porción pequeña de suelo.

Imagen 9. Fuente S. Haslett bajo licencia Creative Commons.

La estructura de un suelo está relacionada con la distribución que presentan sus distintos componentes y viene determinada por el tamaño de las partículas sólidas que lo conforman. Es un reflejo de su organización interna, lo que permite comprender su comportamiento mecánico y físicoquímico ante la infiltración.

La textura del suelo está determinada por la proporción de cada una de las partículas que lo conforman (arcillas, limos, arena, grava, guijarros, barro o bloques). En función de cómo se encuentren mezclados los materiales de granulometrías diferentes, además de su grado de compactación, el suelo presentará características diferentes como su permeabilidad o su capacidad de retención de agua.

Pregunta Verdadero-Falso
Indica si la siguiente afirmación es correcta.


En la estructura de un suelo maduro podemos distinguir más de una textura.

Verdadero Falso
Los factores que influyen en la textura y estructura son:

1) La granulometría. Hace referencia al tamaño de los materiales que forman el suelo y determina la porosidad y la permeabilidad. Por ejemplo en la siguiente imagen tenemos un suelo con textura arenosa (zona de color claro).

Imagen 10. Fuente Javier lópez bajo
licencia Creative Commons.

Está formado por fragmentos de rocas, arenas y gravas y restos de materia orgánica sin descomponer que presentan gran porosidad y permeabilidad.

Ahora fíjate en esta imagen:

Imagen 11. Fuente R. Schott bajo
licencia Creative Commons.

Muestra un suelo con textura arcillosa. Está formado por materiales limosos y arcillosos que se caracteriza por la ausencia de porosidad y de permeabilidad, lo que hace que retenga bastante agua a pocos centímetros de la superficie debido a la compactación entre las partículas.

2) La humedad confiere al suelo fundamentalmente plasticidad, sobre todo si va acompañada de un alto contenido en arcillas. Su ausencia produce la desecación del suelo, que implica por un lado la posibilidad de que éste se agriete por retracción (imagen inferior), y por otro, que se produzca la precipitación de sales.

Imagen 12. Fuente thefinsider bajo licencia
Creative Commons.

3) La materia orgánica, que favorece la formación de complejos organominerales que pueden inducir la inmovilización de cationes en disolución.

Imagen 13. Fuente ISFTIC bajo licencia
Creative Commons.

4) La composición mineralógica. El tipo de minerales va a depender de la litología.