3. Otras maneras de hacer ciencia

Periodista hablando
Elaboración propia

Según Francis Bacon, la ciencia parte de la observación de hechos comparables y de esa observación repetida se extraen conclusiones que son válidas para todos los fenómenos.

Es decir, el método utilizado es inductivo, ya que de esas conclusiones se obtienen las leyes generales. Podemos decir que de lo individual pasamos a lo general.

¿Esto es siempre así?

¿No existen leyes generales de las cuáles se obtienen casos particulares?

Científico hablando por teléfono

Elaboración propia.

En la investigación científica, además del método inductivo se utilizan otros métodos, como el llamado método deductivo.

Imagen tomada de Wikipedia bajo licencia NASA

¿Sabías que los astronómos Adams y Le Verrier, cada uno por su cuenta descubrieron en el siglo XIX, la existencia del planeta Neptuno sin verlo?

Utilizaron el método llamado deductivo, en el cuál se pasa de lo general a lo particular.

Ellos observaron que el planeta Urano no seguía la órbita que estaba prevista según las leyes de Newton. Supusieron que esto se debía a otro planeta que se encontraba en una órbita exterior y que ejercía una atracción sobre él.

Mediante cálculos matemáticos dedujeron dónde debía estar ese planeta y qué masa debería de tener. Ese planeta se podría ver con un telescopio.

El astrónomo Galle, quien sí disponía de un potente telescopio, halló el supuesto planeta, al que se llamó Neptuno.

Por tanto, la hipótesis inicial de la existencia de un planeta fue confirmada de forma experimental.

En las matemáticas podemos encontrar tanto el método inductivo como el método deductivo para trabajar.

Por ejemplo, imagina que tenemos la siguiente sucesión de números:

1, 4, 7, 10, 13, 16,…

¿Sabrías decir cuáles serían los siguientes números?

Si nos fijamos en cómo se obtiene cada uno de ellos vemos que:

4 = 1 + 3

7 = 4 + 3

10 = 7 + 3

13 = 10 + 3

Cada nuevo número se obtiene sumando tres al anterior. Los números siguientes serían 19, 22, 25…

Si queremos generalizar, escribiremos que el término general es n+3

El razonamiento que estamos utilizando es inductivo.

Piensa ahora que queremos calcular un lado de un triángulo rectángulo, para ello utilizamos el Teorema de Pitágoras. Recuerda que un teorema es una afirmación que puede ser demostrada como verdadera dentro de un marco lógico.

En este caso, esa afirmación dice que la hipotenusa al cuadrado es igual a la suma de los cuadrados de los dos catetos.

Si los catetos del triángulo midieran 3 y 4 centímetros respectivamente, la hipotenusa mediría:

El razonamiento que utilizamos es deductivo.

Icono de iDevice Reflexión

Aquí tienes dos razonamientos, trata de decir cuál de ellos es inductivo y cuál es deductivo:

  1. Nuestra casa está hecha de madera. Las casas de nuestros vecinos están hechas de madera. Por tanto, todas las casas de nuestro vecindario están hechas de madera.
  2. Todos los procesadores de texto permiten escribir el símbolo @. Yo tengo un procesador de texto, entonces puedo escribir el símbolo @.
Icono IDevice Actividad
Periodista observando

Elaboración propia.  Elaboración propia


¿En todas las ciencias se utiliza un método deductivo o inductivo?

No. Existen muchas formas de investigar.

Por ejemplo, en las ciencias sociales se utiliza una técnica de observación llamada observación participante, en la cual el investigador comparte con los investigados sus experiencias, su contexto, su vida cotidiana y de esta manera posee de forma directa toda la información de los sujetos que está estudiando.


Para realizar una observación participante:

El investigador primero debe ser aceptado por el grupo al que va a investigar y después debe definir dónde, cuándo y qué va a observar y a escuchar.

También puede utilizar otras herramientas, como entrevistas, encuestas, diarios de campo, notas, documentos, fotos, grabaciones, etcétera, que posteriormente le servirán para elaborar propuestas y soluciones.

Las normas básicas de este método de trabajo son:

  • Determinar lo que se va a observar y con que fin.
  • Observar de manera cuidadosa y crítica.
  • Registrar los datos observados.
  • Analizar e interpretar los datos.
  • Elaborar conclusiones.

Algunas empresas utilizan este método para evaluar los servicios que prestan: se conoce con el nombre de mystery shopper o comprador misterioso.

Aquí el investigador juega el papel de comprador o de cliente, y trata de valorar si se cumplen los objetivos marcados por la empresa, si los servicios prestados son satisfactorios para los clientes, si se cumplen las expectativas del público al que va dirigido un determinado producto, etcétera.

Es decir, el investigador trata de medir de una forma objetiva la calidad de una determinada prestación.


Imagen tomada en Flckr de
Mario Carvaja bajo licencia cc
Icono IDevice Objetivos
Si quieres saber más acerca de esta forma de investigar, puedes entrar en la siguiente página.

 


Icono IDevice Pre-conocimiento

Esther Hermitte, antropóloga argentina, utilizó el método de la observación participante en un poblado de Chiapas (México) llamado Pinola, y cuenta lo siguiente:


Imagen de indios de Chiapas tomada en Flickr de Albertphotograf, bajo licencia CC

“A los pocos días de llegar a Pinola, fui víctima de picaduras de mosquitos en las piernas. Ello provocó una gran inflamación en la zona afectada –desde la rodilla hasta los tobillos–. Caminando por la aldea me encontré con una pinolteca que después de saludarme me preguntó qué me pasaba y sin darme tiempo a que le contestara ofreció un diagnóstico.

 

Según el concepto de enfermedad en Pinola, hay ciertas erupciones que se atribuyen a una incapacidad de la sangre para absorber la vergüenza sufrida en una situación pública. Esa enfermedad se conoce como ‘disipela’ (keshlal en lengua nativa).
La mujer me explicó que mi presencia en una fiesta la noche anterior era seguramente causa de que yo me hubiera avergonzado y me aconsejó que me sometiera a una curación, la que se lleva a cabo cuando el curador se llena de aguardiente y sopla con fuerza arrojando una fina lluvia del líquido en las partes afectadas y en otras consideradas vitales, tales como la cabeza, la nuca, las muñecas y el pecho.
Yo acaté el consejo y después de varias ‘sopladas’ me retiré del lugar. Pero se supo y permitió en adelante un diálogo con los informantes de tono distinto a los que habían precedido a mi curación. El haber permitido que me curaron de una enfermedad que es muy común en la aldea creó un vínculo afectivo y se convirtió en tema de prolongadas conversaciones.” (E. Hermitte, 1985).